EL COMPLEJO PANORAMA DE MÉXICO

Hace unos días se cumplieron los primeros 2 años de la presidencia de Enrique Peña Nieto… dos años que iniciaron con un cúmulo de reformas sin precedentes en nuestro país, pero que abrían la esperanza de un México mejor.

Particularmente confié en que el Presidente lograría poner orden al tema de la violencia del narcotráfico, regresando la tranquilidad a los estados que sufren este flagelo día con día.

Primero se llevó a cabo la detención de la hasta entonces líder corrupta de los maestros de México, Elba Esther Gordillo, lo que nos mostraba un Presidente con carácter y decidido a ordenar el sistema educativo mexicano. Luego llegaron las reformas en justicia, telecomunicaciones, energética, financiera, educativa, entre otras, por medio del gran Pacto por México que llevó a los partidos políticos a dar el apoyo para el camino de transformación del país.

 

Muchos anuncios interesantes se fueron dando, como la construcción y el mejoramiento de varios aeropuertos para fortalecer el turismo; el trazado de nuevas autopistas, una de ellas la que uniría el pacífico y el atlántico, el gran aeropuerto de la ciudad de México, nuevas industrias, etc., etc., proyectos que nos vislumbraban un México fuerte con un rumbo claro y donde poco a poco se darían las oportunidades que las mayorías esperan para vivir mejor.

El primer descalabro, la reforma financiera, que no logro los objetivos de recaudación que se esperaban, pero que llevó a los pequeños comerciantes a “tirar la toalla” por el excesivo control y nuevas responsabilidades que el gobierno impondría, además de complicar y encarecer los costos de las medianas y grandes empresas del país en casi todos los giros.

 

Luego vino el gran dolor para el país con el caso de Ayotzinapa/Iguala y el molesto silencio del Presidente, la cancelación de la licitación del tren rápido con todas sus dudas, el viaje a China en medio de la crisis, la casa blanca y el discurso equivocado de la Primera Dama, y las declaraciones del maquillista, fiestas, la hija y demás comentarios en las redes sociales y medios de comunicación.

 

Hasta hay llegó el tema. Hoy el presidente de México tiene una popularidad más baja que la presentada al inicio del mandato de Ernesto Zedillo en medio de una de las peores crisis económicas del país… allí  llegó el Presidente.

 

Particularmente no creo que todas las acciones del Presidente hayan sido malas, pues muchas de las reformas mencionadas son necesarias para el cambio que México requiere. Lo que preocupa realmente, es que pareciera que el Presidente y su equipo no han entendido el nivel de irritación, molestia, malestar y enojo de la sociedad mexicana. Y es que un gobierno que se muestra pasivo ante el dolor de la gente, seguramente no recibirá la empatía de sus gobernados.

 

México se encuentra en una delicada crisis. Una crisis que pudiera llevarnos a situaciones que ninguno quisiéramos vivir. Ojalá que el Presidente mostrara mayor sensibilidad a lo que vivimos, al dolor de la gente afectada, a la crisis, a las DUDAS, a las RESPUESTAS.

Hoy el Presidente de México necesita mostrar HUMILDAD  y carácter para convencer a su gente con respuestas reales, certeras y honestas que seguramente le ayudarán a sostener el resto de su mandato, y quizás enderezar el rumbo que hasta hoy se ve bastante complicado.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

 

Leave a Reply