EL LOCO MUNDO EN QUE VIVIMOS

En el planeta somos poco más de 7 mil millones de habitantes. Cerca de mil millones no tiene agua potable, y 3 mil millones no tienen un servicio adecuado de saneamiento. Más de mil millones pasan hambre en el mundo, 40 millones más que al inicio de la década.

Los 80 hombres más ricos de este planeta, hoy suman lo que tienen 3.500 millones de personas…

Los países ricos aportan 100.000 millones de dólares para aliviar la pobreza de la tierra, pero gastan 13 veces más en armas y soldados.

En américa latina estados invirtiendo por año cerca de 50.000 millones de dólares en armas y soldados.

 

Según el banco mundial, los países que más invierten en armas y soldados (% Producto Interno Bruto), son: Omán (11.5%), Arabia Saudita (9%), Afganistán (6,2%), Israel (5,6%) y Angola (5%). Los que menos invierten: Senegal (0,1%), Mauricio (0,2%), República de Moldavia (0,3%), Irlanda (0,5%) y Nigeria (0,5%).

México invierte sostenidamente el 0,6% del PIB en armas y soldados desde el 2010 a la fecha.

 

Como vemos, el gasto en armas y soldados es abrumador frente a un planeta con tantas desigualdades y pobreza.

En México por ejemplo contamos con Carlos Slim Helú que según la revista Forbes amasa una fortuna arriba de los 70.000 millones de dólares, muy contrastante si vemos que según la OCDE tenemos 70 millones de pobres.

Ante una desigualdad tan abrumadora, es sumamente lógico que nuestro planeta se encuentre completamente desigual y desbalanceado, llevándonos a muchos de los problemas que hoy tenemos.

Particularmente he creído que nosotros “los adultos” hemos destruido nuestro planeta en no más de 150 años, en 3 aspectos básicamente:

 

-       Ambiental: Hoy tenemos un planea que se encuentra al borde de la destrucción por la sobreexplotación de sus recursos y el envenenamiento que estamos realizando.

-       Valoral: Para muchos es muy fácil pisotear al otro a costa de los objetivos personales. Nuestra política “de sálvense quien pueda” nos ha hecho individuales y carentes del dolor ajeno, y una sociedad que pierde la capacidad de sentir dolor por el otro, está prácticamente perdida.

-       Distribución de la Riqueza: Muy pocos con todo y muchos con NADA.

 

Un planeta “loco”, desigual, con violencia, así vivimos en gran parte de la tierra. Considero que el único camino que tenemos es el de educar a las futuras generaciones para que ellos sean quienes hagan los cambios que no hemos logrado llevar a cabo.

Somos “necios”, orgullosos, y destructivos con el planeta. Ojalá que nuestra decidida educación hacia los más jóvenes no sea tarde, frente a un panorama que por ahora no es nada halagador.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply