AÑO NUEVO, UNA NUEVA OPORTUNIDAD.

Existen “mitos” y “costumbres” para incluir en la noche de año nuevo: que si prendas rojas, amarillas o blancas dependiendo de lo que se busca alcanzar… que si las 12 uvas para los 12 deseos, que si salir con una maleta por la puerta para pasear mucho, etc…

 

Pero seguramente, cuando pensamos en buenos propósitos para el año que recién llegó, pensamos en cuestiones como mejorar de forma drástica nuestra alimentación, ahorrar para adquirir un nuevo auto, renovar la casa, dejar de fumar, etc…

 

Las anteriores son situaciones totalmente válidas, las cuales se suman en ocasiones, a deseos un poco más “sensibles” como el acercarse más a familiares y amigos, cambiar nuestra actitud ante las circunstancias, fortalecer las actividades en familia, valorar más lo que tenemos, etc.

 

Si bien todo lo anterior son cosas que deseamos nos ayuden a mejorar nuestra vida y entorno, existen otras acciones que pueden marcarnos aún más.

 

Terminó el 2014 y junto a él, seguramente se van alegrías, tristezas, triunfos, derrotas, historias de vida qué contar, tal vez positivas y memorables, pero tal vez dolorosas y llenas de rencor.

 

El iniciar un nuevo año es sin duda, una gran oportunidad de realizar una sincera reflexión sobre nosotros mismos y sobre nuestro actuar en este mundo…¿Qué he logrado y qué busco alcanzar?      ¿Qué tan trascendente ha sido mi labor y función en esta aventura llamada vida?, ¿Qué tanto he trabajado en la felicidad de los que me rodean?

 

Algunos de nosotros podemos contar lo mucho que hemos logrado haciendo alarde de nuestra capacidad y habilidad para alcanzar numerosos éxitos y amasar fortunas. Otros, podemos no haber contado con tanta suerte o bien, no haber aprovechado adecuadamente las oportunidades que se nos presentaron y que por falta de entusiasmo, pericia o pasión, dejamos ir.

 

Es muy productivo conocer qué nos permite crecer también en el plano profesional y ahora que empezamos de cero con un nuevo periodo, es valioso seguir trabajando en tener cierto bienestar para nuestras familias.

 

Otra de las situaciones que tomamos en cuenta al despedir el año, es el saber perdonar, olvidar  resentimientos que sólo nos hacen daño,  marcándonos negativamente de   por vida. No ganamos nada con llevar a cuestas algo que nos genera ruido interior y que no nos permite vivir con plenitud ni libertad, y que sólo nos desgasta y prohíbe ser felices.

 

Pedir perdón y aceptar una disculpa debe ser parte de nuestro actuar: la humildad es una hermosa característica que debe prevalecer en el ser humano. Lamentablemente a veces es difícil de encontrar, más no imposible.

 

Año nuevo, vida nueva.

 

Con buen ímpetu, este nuevo año 2015 viene a refrescar nuestras ideas, darnos renovadas esperanzas y a despertar una ilusión que nos motive a realizar todo con más anhelo; es increíble la sensación de estar incentivado para lo que esté por venir.

 

Excelente actitud y buen ánimo siempre…

 

Iniciemos con el pie derecho esta nueva oportunidad que nos brinda la vida de ser mejores con nosotros mismos y con los demás. Aprovechemos cada instante, cada momento y cada circunstancia. Arriesguemos, creamos, apasionémonos…

 

Feliz Año Nuevo, un gran abrazo y a disfrutar esta bella vida.

 

 

                                   M.D.A. JUAN CAMILO MESA JARAMILLO

                                        rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply