INVESTIGACIÓN Y CREATIVIDAD: OTRO CAMINO LABORAL.

Cada día es mas común encontrar jóvenes profesionales que se suman a la filas de los desempleados de nuestro país. Y es que la saturación de algunas carreras han llevado a que a estos estudiantes se les dificulte inclusive el cumplir con la realización de sus prácticas profesionales.

Licenciaturas como derecho, comunicación y psicología, entre otras, suman cada año a sus filas, a un número exagerado de jóvenes que frustran sus aspiraciones al encontrar que el mercado nacional no es capaz de absorberlos a todos.

Definitivamente son varias las causas de este grave problema nacional; pero definitivamente lo haríamos menos complejo, si lográramos crear un adecuado proceso de orientación vocacional, basado en la planeación, que de México, tuvieran nuestras autoridades.

Y es que en los últimos años el tema de la orientación vocacional de nuestros jóvenes, se ha convertido en la exposición de la simple oferta educativa con que cuentan nuestras universidades, y en la aplicación de algunas “pruebas tendenciosas” que llevan a los futuros estudiantes universitarios, a la escogencia de una u otra carrera, en determinada institución de educación superior.

Es increíble encontrar que para finales del 2006, el 70% de los estudiantes universitarios Chinos se encontraban estudiando alguna ingeniería. No es casualidad; el gobierno de este país tiene muy claro que para un futuro muy cercano, serán ellos quienes desarrollen la tecnología que requerirá nuestro planeta.

En nuestro país, menos del 10% de nuestros universitarios están en el área de las ingenierías, lo que nos lleva a una deducción lógica, de que en el futuro inmediato, seguiremos importando la tecnología de avanzada, como hasta ahora lo hemos hecho.

Desde mi particular punto de vista, considero que es necesario impulsar entre nuestros estudiantes, su “desarrollo creativo máximo” enfocado a la investigación.

El camino de la investigación en México ha estado desarrollado principalmente por no mas de 3 instituciones que aportan casi el 70% de la investigación que se genera en el país.

En vista del panorama de saturación de carreras y crecimiento paulatino del desempleo y el subempleo, es una obligación del sistema educativo nacional, obligar a las instituciones de educación, a trabajar en programas de desarrollo investigativo que inculquen en nuestros educandos, la semilla de la producción de conocimiento, cambiando la vulgar idea de que la investigación es realizada por un “científico sin vida”, enclaustrado en un laboratorio desconocido.

Fundaciones internacionales como la de Bill Gates trabajan arduamente en promover el “desarrollo creativo máximo” como una oportunidad de solución del futuro laboral de los profesionistas de diferentes países del mundo.

Será pues un compromiso nacional, buscar alternativas de solución que aprovechen las capacidades de nuestros profesionistas, desarrollando su potencial creativo, encaminado a resolver problemas actuales de la sociedad, o a la simple mejora de los procesos que hoy consideramos resueltos.

Leave a Reply