NECESITAMOS MÁS “ÁNGELES TERRESTRES”

Hoy vivimos en un mundo complejo y plagado de desigualdades.

Considero que nosotros hemos destruido este planeta en 150 años aproximadamente, en tres aspectos básicamente:

1-    Lo ambiental. Para nadie es un mito que este planeta lo estamos sosteniendo con “un par de hilitos”, pues día a día se hace más compleja la solución de este problema.

2-    Lo valoral. Tristemente hoy somos capaces de “pisotear” a los otros con tal de conseguir nuestros objetivos.

3-    La repartición de la riqueza. Es increíble que las ochenta personas más ricas del planeta tengan lo mismo que tres mil quinientas millones de personas.

 

Nos hemos convertido en un planeta individualizado e insensible, lo que nos ha llevado a no sentir el dolor del otro… y una sociedad que pierde la capacidad de sentir el sufrimiento de su vecino, está completamente perdida.

 

La tecnología, el desarrollo, el crecimiento, la economía, el estrés, los problemas diarios, la velocidad de la vida… todo nos ha hecho olvidarnos de las bases de convivencia y solidaridad por los demás. No es un tema de México, ni de las potencias, es el resultado de una sociedad “indolora” que se enfoca en la riqueza y el poder, como fines últimos de la existencia.

Pero no todo está perdido.

Siempre he considerado que el mundo tiene sus “ángeles terrestres”, personas que sin intereses personales ayudan a quien más los necesita; en las guerras, en los dolores de los otros, en las esquinas, en los momentos indicados. Tal es el caso de la señora María de Jesús Ramírez fundadora del Comedor El Abuelo ubicado en la Calle Libertad 607 en Aguascalientes, y donde cada día comen cerca de 100 abuelitos abandonados, solos, en pobreza extrema y con hambre. En este lugar hermoso (y no lo digo por sus instalaciones) cada día ocurre un milagro, pues mantener este lugar implica cerca de $10.000.oo al día, que la señora María consigue con mucho esfuerzo y con la ayuda de otros “ángeles” que ven en esta labor una excelente manera de regresar algo a la sociedad.

Un grupo de alumnos de la Universidad Cuauhtémoc de la Escuela de la Creatividad y el Bachillerato, vieron en este espacio una muy buena manera de construir un México diferente. Por esto, desde hace unos días han estado trabajando arduamente en dar a conocer a la sociedad aguascalentense este lugar a fin de que cada vez más personas se sumen en el apoyo a esta gran labor. También generaron una interesante campaña de recopilación de víveres que servirán para llenar el alma y la pancita de estos abuelitos que llevan en sus mentes parte de la historia de nuestro territorio.

Estos “jóvenes ángeles” además de trabajar en la consecución de recursos, están dedicando parte de su tiempo para visitar a los abuelitos, acompañándolos con canciones, cuentos y juegos de mesa, dando un espacio de convivencia con quienes ya no fueron aceptados por sus familias, o por haberse quedado solos en este planeta.

 

Gracias María, gracias Gente Cuauhtémoc por tan noble labor. Hoy nuestro Aguascalientes, nuestro planeta entero, requieren de estos seres diferentes, esas personas capaces de ver en el sufrimiento del otro, una oportunidad de apoyo, de escucha. Hoy más que nunca nuestro complejo mundo necesita de “salvadores” que nos ayuden a construir la esperanza que muchos ya perdieron.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply