UNA NUEVA FERIA Y LOS PADRES A SUFRIR…

Llega la feria nacional de San Marcos y unos brincan de felicidad y otros sufren el jolgorio…

Cuando inicia la feria, es recurrente que muchos periodistas se acerquen para conocer mi postura sobre el consumo de drogas licitas e ilícitas durante la verbena, y las complejas repercusiones en nuestra juventud.

La principal preocupación de los amigos de  los medios de comunicación es lo referente a la hora de cierre de los antros y bares, que para este año se amplió considerablemente.

Mi respuesta ha sido por muchos años la misma, y es que no importa la hora de cierre, incluso podrían estar abiertos 24 horas, pues si hay alguna prohibición, los jóvenes buscarán otros estados, otras ciudades, para encontrar la diversión que ellos decidan asumir.

Lo verdaderamente importante es el compromiso que debiera tener la familia como guía de un joven. Si una familia decide que la hora de llegada de sus hijos a la casa es a las doce, una o dos de la mañana, esta postura debe ser cumplida y respetada, pues una familia que se desobliga de su responsabilidad como guía, deja la puerta abierta para que los jóvenes sean guiados por sus “amigos” y conocidos, con las posibles consecuencias que esto les pueda ocasionar.

 

La familia moderna tiene la obligación de sentar las bases de seguridad, información, control y toma de decisiones adecuadas en sus hijos, para que ellos asuman sus posturas y decisiones con la capacidad de medir las consecuencias de sus actos.

Es imposible que un padre de familia esté con su hijo 24 horas en todos los lugares, así que la única herramienta que ellos tendrán para defenderse y tomar decisiones que eviten consumos de drogas y excesos, será la buena o mala cimentación que sus padres les desarrollaron.

 

La realidad es que el consumo de drogas y alcohol en Aguascalientes y México entero, ha incrementado considerablemente; eso lo sabemos y sufrimos, así que la responsabilidad de los padres es un factor fundamental en la prevención de hábitos de consumo.

 

Según el Consejo Interuniversitario Contra las Adicciones, organismo que presido, 8 de cada 10 jóvenes universitarios en Aguascalientes tienen un consumo habitual de alcohol, esto quiere decir que consumen de una a dos copas, de una o dos veces por semana.

También conocemos que 7 de cada 10 jóvenes universitarios han probado drogas en su vida (sin que esto quiera decir que sean adictos), y que 9 de cada 10 de estos que han probado, lo han realizado debido a que sus “amigos” les dijeron que lo hicieran.

El tema es complejo, pero no es un tema de la feria nacional de San Marcos.

Las drogas, el alcohol, los excesos son problemáticas de una sociedad enferma que no encuentra satisfacción en lo sencillo o busca simplemente evadir sus problemas en el refugio de las adicciones.

Ojalá los padres de familia entendamos la gran responsabilidad que tenemos con nuestros hijos, pues solo nosotros podremos ayudarles a templar el carácter para que tengan las habilidades para sortear esos momentos complejos cuando no podamos estar con ellos.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply