ALERTA ROJA: NOS QUEDAMOS SIN AGUA…

Hace unos días este periódico dio a conocer una estremecedora noticia donde se informaba que según estudios de la Comisión Nacional del Agua en 15 años Aguascalientes se quedaría sin agua potable, asegurando que cada mes el municipio capital consume 113 millones de litros de agua lo que equivale a 156 litros por persona al día.

La noticia se difundió en algunos medios digitales y algunos “parroquianos” expresaron su enojo sobre los malos servicios de la concesionaria que administra  el líquido … y hasta allí.

Increíble. Nos están diciendo que nos quedan 15 años de agua y nadie hicimos nada… ¿qué demonios nos pasa?

Luego salieron otras autoridades que aseguraban que quizás no eran 15, sino 30 o 50… ¿y eso es un paliativo?

Aguascalientes se ha convertido en uno de los estados con mayor futuro económico y calidad de vida. Somos punta de lanza en casi todos los programas importantes, pero nos hemos olvidado del agua, el principal motor de un ser humano, así que el sentir que en tan poco tiempo nos quedaremos sin el vital líquido, nos debería llenar de preocupación y acción inmediata.

Es claro, una ciudad con problemas de agua debe replantear su crecimiento y normativa urbana, además de generar leyes que transformen el uso y reúso del agua.

Por ejemplo, el crecimiento de una ciudad con carencia de agua debe ser vertical y no horizontal como sucede ahora. Nos tenemos que acostumbrar a vivir en altura (edificios), y a re densificar sectores de la ciudad, ya que en transporte es donde más agua se pierde (casi el 60% de lo extraído), por lo que crecer en forma horizontal implica más número de pozos y más tramos de transporte.

Actualmente reciclamos cierta cantidad de agua, pero la usamos en riego de camellones, allí está el error. Debemos lograr que nuestras plantas de tratamiento reciclen el agua para que sea consumida de nuevo, inyectándola a la red de agua potable.

Nuestras casas deben tener la obligación de usar sanitarios ahorradores (con sanciones drásticas a quien no los use), duchas ahorradoras de agua. Debemos cambiar nuestros “hermosos” jardines de pasto al uso de ornamento local que no requiera de riego.

Nuestra familia es la clave. Nuestros hijos deben crecer entendiendo que el principal problema del estado es el agua, para que desde niños piensen en como solucionar el desastre que nosotros realizamos, desperdiciando el vital líquido.

 Nuestras autoridades deberán entender que ciudades sin agua deben escoger su vocación pues todos sabemos que para producir un litro de leche se necesitan más de 450 litros de agua, por lo que seguir teniendo ganado en Aguascalientes es un tema que deberíamos estudiar con detenimiento.

Y lo más importante y “doloroso”, subir el precio del agua, subirlo mucho, pues lastimosamente solo lo que nos cuesta, cuidamos…

Cada quien su parte, cada uno sumado a un plan desarrollado con seriedad y enfocado a alargar la vida de nuestro gran estado.

Lo peor ya nos está pasando, y es que el final de nuestro vital líquido tenga una fecha cercana… pero como diría un buen amigo: “no hay nada tan malo que no pueda ser peor”,  por lo más delicado del tema es que ante semejante noticia no pase nada, nadie haga nada, y nadie diga casi nada.

 rectoría@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply