Necesitamos un CAMBIO en el Sistema Educativo

El sistema educativo mexicano hoy más que nunca se encuentra en “tela de juicio” pues los resultados obtenidos en los exámenes internacionales nos ubican como un país con deficientes resultados académicos y con graves problemas de desigualdad.

Para la OCDE (organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) la medición de la calidad educativa de los países miembros es sumamente importante, ya que quienes pertenecen a este organismo son las principales economías del planeta y su crecimiento definitivamente dependerá de equilibrar y alinear la economía con la educación.

México vive principalmente del petróleo, las remesas que nos envían los connacionales sobre todo de Estados Unidos, el turismo y el sector automotriz, pero lo preocupante es que las carreras más demandadas por los aspirantes a ingresar a las universidades son derecho, administración y contabilidad.

Yo me pregunto: ¿Dónde están los ingenieros en turismo, en petróleo o los diseñadores automotrices?

Definitivamente es muy importante lograr alinear la vocación económica de México con nuestra educación.

Necesitamos fortalecer el sistema educativo desde temprana edad a fin de generar que los niños establezcan sus planes de vida basándonos en sus capacidades y habilidades, pero conociendo los requerimientos del país.

En Alemania por ejemplo, cada año el gobierno sabe cuántos arquitectos, médicos, ingenieros, entre otros, necesita el país para su desarrollo, por lo que las universidades ofertan los lugares académicos tomando en cuenta los requerimientos nacionales. Ahí está la diferencia. Y si a la vocación le sumamos la calidad, seguramente mejoraríamos sustancialmente los resultados y la desigualdad que vive nuestro México en la actualidad.

Para Finlandia, el país con los mejores resultados académicos en los últimos años, la educación debe centrase en la persona y no en el conocimiento. Ellos se enfocan en que los niños sepan trabajar en equipo, sean leales, honestos, puntuales, proactivos, decididos; sepan tomar decisiones y resolver problemas… ya que para un ser humano fortalecido el conocimiento es una consecuencia. Si un niño no es el mejor en matemáticas, pero es bueno en biología y sabe trabajar en equipo, seguramente se levantará de su silla, buscará a un compañero y le dirá: Tú eres bueno en matemáticas, yo en bilogía, trabajemos juntos.

Así funciona el mundo, con habilidades sociales, con trabajo asociativo y no en la individualidad que muchas veces es el enfoque de los sistemas educativos.

El problema es que el sistema educativo mexicano está centrado en el conocimiento, pues si hablamos del sistema público, los maestros obligan a los buenos resultados a los niños, ya que de ellos dependen sus compensaciones y si hablamos del sistema educativo privado, los buenos resultados llevan a que los colegios exhiban lonas al exterior de sus instalaciones presumiendo sus logros… ¿Y esto hace exitoso a un niño? Por supuesto que NO. Esto no asegura nada, es más, ya sabemos que este enfoque lleva a los niños a un aprendizaje memorístico que no les abre el panorama para un buen desarrollo en sus vidas.

Para nadie es un mito que vamos mal en educación en México y tenemos dos caminos; el primero, no hacer nada y dejar que todo siga y fluya. El segundo, el de exigir a nuestras autoridades y empresarios que juntos construyamos el sistema que México requiere para ser exitoso y poder competir en igualdad de condiciones con los países que son nuestra competencia, y así lograr el equilibrio económico y las oportunidades que hoy no tenemos.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply