EMPRENDIMIENTO A TEMPRANA EDAD, el camino de México

Según la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) en México acumulamos cerca de 70 millones de personas con algún grado de pobreza, además de que las desigualdades entre ricos y pobres se han tornado tremendamente absurdas, tanto que hoy nuestro compatriota Carlos Slim es uno de los hombres más ricos del planeta.

Según el Fondo Monetario Internacional, México es una de las 15 economías más fuertes del mundo, por lo que estas desigualdades son incomprensibles para un país que tiene TODO para repartir riqueza a sus 110 millones de habitantes.

El tema en la generación de riqueza está centrado en la manera como enfrentamos nuestro desarrollo profesional, pues existe una gran diferencia entre los países que forman emprendedores y en los que buscan únicamente instruir a  futuros empleados.

El sistema educativo mexicano, y me atrevería a decir, latinoamericano, forma empleados. Un estudiante egresa de la educación media superior sin ningún conocimiento financiero; no sabe lo que es un balance, un estado de resultados o un punto de equilibrio. Con estos vacíos llegan a la educación superior donde algunas universidades le tratan de inculcar el emprendimiento como camino de desarrollo, pero los efectos son pocos, pues ya vienen con un proceso de varios años de formación para emplearse.

Este no es un tema exclusivo de México, incluso en países del primer mundo como España, los datos son preocupantes. Según una encuesta de una reconocida empresa española, el 98 por cuento de los españoles sueñan con ser empleados de una gran multinacional, y de los pocos que se lanzan en el emprendimiento, el 95 por ciento fracasan en los primeros dos años de vida de la empresa.

Siempre he considerado que el gran problema del emprendimiento está centrado en la edad en que se inculca, pues el camino debiera ser desde la temprana edad.

Algunos países asiáticos han demostrado un cambio radical en la generación de empresas, cuando desarrollaron modelos para inculcar en los niños el tema emprendedor.

Si logramos formar desde la temprana edad el emprendimiento (como ahora programamos a nuestros niños para buscar empleos), seguramente saldrán de la secundaria o la preparatoria, con las bases que requieren para ver en el desarrollo de una empresa, el camino para establecer sus planes de vida.

México definitivamente debe apostar por el emprendimiento a temprana edad como camino para romper el paradigma de formación de niños, buscando que la siguiente generación sea quien genere los puestos de trabajo que el país requiere para mejorar las condiciones de vida de sus habitantes.

 

Por supuesto que el otro ingrediente es la calidad en el sistema educativo, pues con un sistema educativo con tan mala calidad como el actual, es complejo lograr los objetivos, por lo que el gran reto para aspirar a un México mejor en el mediano plazo, será el de apostar por una educación emprendedora desde la temprana edad y mejorar la calidad de la enseñanza, solo así lograremos construir el México que soñamos.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply