A VARIOS DÍAS DE LA ELECCIÓN…

Después del vendaval, viene la calma…

Luego de las elecciones locales para diputados federales, pudimos ver con preocupación como la función de los partidos políticos se encuentra en “tela de juicio” ante el ciudadano común.

Siempre he creído que nuestra democracia mexicana se encuentra aún en proceso de maduración, un proceso que inició con el cambio de partido en la presidencia de la república después de 7 décadas. La alternancia fue el primer paso en esa madurez, y quizás el siguiente escaño sea la pérdida de fuerza de las maquinarias políticas importantes de México, que generalmente son quienes se reparten los diferentes cargos públicos en la actualidad.

Estas últimas elecciones nos presentaron un pueblo cansado y asteado de esas grandes fuerzas, tanto que en nuestro estado por ejemplo, la anulación de votos fue la tercera fuerza triunfadora.

También he creído que la madurez de una democracia llega cuando un pueblo es capaz de elegir a personas y no únicamente a partidos; las ideas y estrategias siempre serán más importantes que el andamiaje…

México está urgido de líderes, de personas confiables que nos ayuden a construir un cambio radical para soñar un México mejor.

Por ahora los partidos se han convertido en estrategas que se sirven de cualquier artimaña positiva o negativa, para lograr los objetivos, y eso hace que la ciudadanía desconfíe, y peor aún, pierda la esperanza en quienes ganan los espacios públicos.

Hoy vivimos un México de desconfianza, inseguridad, desigualdades y desesperanzas que ha llevado a su pueblo a abstenerse de elegir, anular su opinión, o simplemente a votar esperando que alguien tome el liderazgo que necesitamos.

Hoy más que nunca nuestro país necesita de héroes con la capacidad de ver el global y no sólo el beneficio suyo o de pocos. Hoy necesitamos que quienes nos gobiernen se convenzan de que este México tiene mucho para todos y no sólo, todo, para pocos.

Ojalá que esta pequeña muestra de hartazgo de la sociedad sea tomada en cuenta por los partidos políticos y los lleve a una reflexión profunda y a transformaciones de raíz que aseguren unas mejores estructuras que aporten los cimientos necesarios para gobernar o para sumarse al partido que sea para trabajar en conjunto por los objetivos nacionales.

México es uno. México no es de un color. México lo componemos 110 millones de personas que buscamos un mejor futuro para nuestros hijos y un mejor lugar para vivir.

Ojalá logremos madurar a la velocidad que nos exige el país, nuestras familias y la competencia mundial.

Para nadie es un mito que nuestro país no va por un buen camino, pero lo importante es saber que a México lo hace su gente, su historia y su tenacidad para salir de los momentos más complejos. Y justo allí, en la gente, nace la esperanza de lograr construir el México que soñamos.

rectoría@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply