EL PELIGRO DE LA MERCANTILIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR

El sistema educativo mexicano hoy más que nunca se encuentra en un complejo problema. Por un lado la educación básica y media superior que ha salido muy mal evaluada en los exámenes internacionales, un buen número de maestros que no quieren dejarse evaluar y una educación superior que se ha mercantilizado de manera alarmante.

Cada día vemos la apertura de un nueva universidad, muchas de ellas instalándose en infraestructuras no adecuadas, con maestros de dudosa calidad y ofreciendo una educación al vapor que llevan al joven a una frustración al egresar y a darse cuenta que muchas empresas les cierran las puertas por la mediocridad de su formación.

He tenido la oportunidad de conocer a varios empresarios y directivos que señalan con preocupación las limitaciones con que egresan los jóvenes de muchas  universidades estatales. Tal es el caso del gerente regional de un reconocido banco, que me señaló que de 10 jóvenes licenciados que entrevistaron para el puesto de cajero de una sucursal, ninguno pasó la primera prueba que aplica su institución.

La verdad es preocupante, pues el capital intelectual es el principal activo de un país, y ante la mediocridad de gran parte de nuestra educación superior, hoy México pierde competitividad ante la gran competencia mundial.

Desde mi punto de vista, la mayor responsabilidad de este tipo de pseudo universidades, son los padres de familia, pues por la facilidad de una colegiatura económica, aceptan que sus hijos pasen por instituciones que simplemente los engañan entregándoles un título que antes que abrirles un panorama laboral exitoso, se los cierran.

Por otro lado está el gran vacío de control de las autoridades educativas, que ante la descentralización de los institutos de educación con la SEP (Secretaría de Educación Pública), y donde cada uno tiene propia su autonomía para entregar autorizaciones y aperturas de nuevas universidades, los pseudo empresarios universitarios buscan el camino más fácil dependiendo de las facilidades que les den en la federación o en los estados.

La educación superior de calidad es la principal herramienta que un país tiene para que alineándola con la economía, se logre el desarrollo y crecimiento que se anhela, pero ante tan evidente perdida de competitividad, seguiremos siendo un país con enormes deficiencias educativas; un país que no promueve la investigación a gran escala con generación de riqueza; un país condenado a la pobreza y a seguir viviendo de la manufactura como única opción para emplearse.

México tiene todo para ser diferente, pero si no nos damos cuenta que la educación es la base para cambiar la actual economía, seguramente seguiremos viviendo con las enormes desigualdades que hoy tenemos, pues no olvidemos que el camino a la pobreza, es la autopista de la ignorancia.

rectoría@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply