El México que Soñamos lo Construimos NOSOTROS.

Hoy vivimos en un México complejo, difícil, y con profundas desigualdades.

Sumado a la caída mundial del precio del petróleo (nuestro principal ingreso), se encuentra la pésima imagen de corrupción e ingobernabilidad que presentamos ante el mundo. Basta con llegar a cualquier país europeo y comentar que uno viene de México, para que lo reciban con tristeza y casi le ofrezcan asilo político.

La “casa blanca”, el tren México-Querétaro, el dolor en Ayotzinapa, la fuga del “chapo”, el precio del dólar, la pérdida del poder adquisitivo de las familias, el muy complejo proceso de evaluación de maestros en ciertos estados, la violencia en general… todo pareciera oscurecer el panorama de nuestro país.

Lastimosamente las redes sociales que son un medio de comunicación interesante, se han convertido en el medio de la desesperanza, del sinsabor, de la catástrofe… se nos presenta a un México invivible, destruido, sin rumbo… todos nos burlamos, del presidente, de los gobernantes, del dolor, de la pobreza… o en el mejor de los casos, escribimos con odio y repudio pues culpamos a los actuales de todo lo que vive el país.

Yo no creo que México sea el peor, ni el mejor. Somos la catorceava economía del mundo. Nuestra tasa de analfabetismo bajó en 40 años de un 26 por ciento a un 6 por ciento en la actualidad; Egipto por ejemplo tiene cerca del 40 por ciento de sus adultos en el analfabetismo.

México ha logrado mantenerse con cierta estabilidad ante las crisis internacionales que han afectado a prácticamente todos los países del mundo.

Nuestro país sigue creciendo sus exportaciones, a pesar de que el petróleo ha bajado su producción y el turismo se ha mantenido estable, las grandes empresas del sector automotriz confían en nuestro país para instalar sus mayores plantas de producción.

México es y seguirá grande. El México de hoy, es el resultado de la historia, de sus gobernantes, de sus ciudadanos. ¿El Presidente se ha equivocado? Seguramente que sí, y mucho, pero este país debe estar por encima de sus gobernantes. Somos cerca de 120 millones de personas que debemos cada día levantarnos con la idea de un México mejor.

¿Nos quejamos de la corrupción? No demos “mordidas” a los policías de tránsito…

¿Nos quejamos de que un mexicano solo lee un libro promedio al año cuando un holandés lee 18? Pues leamos 10 minutos en la noche con nuestro hijos.

¿Nos quejamos de la desigualdad y la falta de oportunidades? Pues debemos ser capaces de dar lo mejor de nosotros para que nuestro trabajo sea productivo y las empresas crezcan y se fortalezcan.

¿Nos quejamos de los monopolios? Pues no consumamos sus productos.

México es el resultado de lo que sus habitantes construyeron y quieran construir para el futuro.

Estoy de acuerdo, los “adultos” acabamos con este país y con este planeta en 3 aspectos fundamentalmente: El medio ambiente, los valores y la repartición de la riqueza.

¿Queremos cambiar?

Debemos lograr inculcar en nuestros hijos los valores que nos lleven a que en su generación se construya el planeta que destruimos… y por supuesto ese México en donde todos soñamos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Leave a Reply