YA VIENE LA NAVIDAD…

Ya viene la navidad, momento de reflexión, de disfrutar, de “nacer” y cambiar; de reconstruirnos.

Tristemente nuestras navidades se han convertido en espacio de compras y regalos, de consumo y gasto únicamente. La navidad es mucho más que eso. Cada año en estas fechas tenemos la posibilidad de analizar nuestro paso por la tierra, ver si nuestro actuar está ayudando a dejar un poco mejor el mundo al que llegamos.

Navidad significa nacer; nacer para mejorar nuestros defectos, nacer para construir una mejor familia, un mejor Aguascalientes, un mejor mundo.

La cruda realidad en que vivimos nos exige que los seres humanos logremos “romper nuestra burbuja” de individualismo, tratando de entender la gran responsabilidad que tenemos como seres humanos. Hoy más que nunca debemos entender la “irracionalidad aceptada” del planeta; esa irracionalidad que nos lleva a acumular millones y millones de pobres, desplazados, golpeados e indigentes que deambulan en nuestras ciudades ante nuestra cada vez mayor aceptación.

Pareciera que nos dimos por vencidos en la guerra contra el subdesarrollo. Hoy tenemos 1.200 millones de personas que diariamente pasan hambre en el planeta, 50 millones más que hace 2 años… ¿qué nos está pasando?

Una sociedad que pierde la capacidad de sentir dolor por el otro, está perdida, y quizás hoy nuestro individualismo nos esté llevando a esta cruda premisa.

Cada uno de nosotros necesita ponerse en los “zapatos del otro”, ayudando a quienes nos necesitan, dando más de lo que simplemente nos sobra, respetando las reglas, siendo coherentes entre lo que damos y lo que exigimos.

Este país que ya acumula 70 millones de personas con algún grado de pobreza (según datos de la OCDE) pide a gritos que quienes tenemos otra realidad nos sumemos en la construcción de un México diferente, menos desigual, más incluyente. México nos exige menos indiferencia y más compromiso, desde cualquier posición en la que estemos, gubernamental, empresarial, familiar o educativa. Necesitamos sumarnos cada uno en un trabajo conjunto que nos lleve a marcar el camino del México que soñamos, pero también el que estamos dispuestos a construir, sacrificándonos y luchando cada día por llegar a él.

Ya basta de quejarnos de que todo esta mal; ya basta de la indiferencia ante el dolor del otro; ya basta de la corrupción; ya basta de la doble moral; ya basta de ser mexicanos que todo critican pero poco actúan.

Esta navidad nos da una nueva oportunidad de nacer, de cambiar, de reinventarnos. Una oportunidad de unirnos con el Creador para forjar en nosotros a los seres humanos que lleven a nuestro México, al lugar que merece. Un México diferente, con esperanza, un México de lucha, de tenacidad. Este país tiene TODO para ser más justo y equilibrado… ojalá que esta navidad sea nuestra mayor fortaleza para construir un 2017 diferente, mejor. Un nuevo camino que nos lleve al México donde todos queremos vivir.

 

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

EDUCAR, EDUCAR Y EDUCAR: El único camino.

Nuestros principales ingresos como país hoy se encuentran más amenazados que nunca; el petróleo a un precio muy por debajo de lo esperado, las remesas (nuestro segundo ingreso) en “tela de juicio” por el complejo presidente electo de Estados Unidos, y el turismo, nuestro tercer ingreso, seriamente comprometido al seguir estando en la “lista negra” como un país peligroso, catalogado por las oficinas de turismo del mundo desarrollado.

¿Que nos queda?

Nos queda entender que México ha estada demasiado “cómodo” con sus actuales ingresos, pues ninguno de ellos nos ha obligado a soportarnos en un buen y eficiente sistema educativo.

Para el mundo desarrollado, la educación debe ser el motor de la economía, pues el capital intelectual hoy más que nunca es el mayor activo de un país.

México sigue estando pésimamente evaluado en las pruebas educativas internacionales, y los pequeños cambios denominados “reforma educativa” aún no se convierten en la solución a un sistema caro y poco eficiente.

Mientras el país no entienda que la educación debe ser el pilar fundamental de la economía, seguiremos dando “tumbos” en cuanto a lo que México necesita para mejorar su educación y por ende, disminuir las profundas desigualdades que hoy tenemos entre ricos y pobres.

¿Cómo educar entonces?

Para iniciar, el primer cambio radical al sistema debería ser el de centrarlo en la persona y no en el conocimiento como fin último, como hasta ahora lo hacemos.

Cada ser humano es diferente, y el sistema educativo debería potenciar las fortalezas individuales del educando, para que conjuntamente con un grupo, el conocimiento sea una consecuencia de un ser humano fortalecido.

Para el educador y escritor británico Ken Robinson, estos son los 4 fines básicos que debería perseguir la educación actual en el mundo:

Económico: La educación debe capacitar a los alumnos para convertirse en personas responsables e independientes económicamente. Los Alumnos se deben involucrar en cuestiones económicas mundiales, en las desigualdades, en los recursos naturales, etc.

Cultural: La educación debe capacitar a los alumnos para comprender y valorar su propia cultura y respetar las demás. Las escuelas deben ayudar a los alumnos a entender su propia cultura, conocer otras distintas, y fomentar un clima de tolerancia y coexistencia.

Social: La educación debe capacitar a los jóvenes para convertirse en ciudadanos activos y compasivos, fomentando la participación ciudadana y entendiendo las desigualdades con el fin de cambiar el panorama. 

Personal: La educación debe capacitar a los jóvenes para relacionarse con su mundo interior, además de hacerlo con el mundo que les rodea. Los planes académicos convencionales se centran muy poco en los sentimientos.

El mundo desarrollado se encuentra seriamente preocupado por la educación, pues han entendido su valor en el desarrollo de un pueblo. Muchos han optado por una disrupción a sus sistemas educativos para enfocarlos hacia lo verdaderamente importante: la persona.

Como vemos, México va muy lento. Hoy más que nunca necesitamos acelerar el paso que nos lleve a cambiar el rumbo educativo, con el fin de construir un país diferente; ese México donde todos soñamos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

EL MUNDO CAMBIA, Y LAS UNIVERSIDADES TAMBIÉN.

Hace unos días escribía sobre la postura del investigador de Singularity University David Roberts, quien presenta un panorama poco halagador para las universidades tradicionales, debido al uso de sistemas de enseñanza obsoletos, que no desarrollan las habilidades que requiere el mundo actual.

Los nuevos modelos educativos que se están probando en diferentes partes del mundo seguramente tomarán fuerza en los siguientes años, tal es el caso de 42, la universidad francesa de tecnología, que además de ser gratuita, no cuenta con profesores.

42 es una universidad para creativos, programadores y desarrolladores fundada en París, Francia, en el 2013, que además de innovadora, está abierta las 24 horas del día. El sistema de enseñanza utilizado se denomina peer to peer learning“, es decir, aprendizaje entre compañeros. Kwame Yamgnane, uno de los cuatro fundadores de 42, comenta “Hace unos años o décadas atrás, no se podía acceder fácilmente al conocimiento, se necesitaban profesores para llevarlo a la población, en cambio, ahora, en la ciencia de la computación, el conocimiento está en internet. Es accesible a cambio de casi nada”.

La filosofía usada en 42, fue creada por cuatro personas: Xavier Niel, un multimillonario francés, dueño de la empresa de telefonía móvil Iliad y de una parte del periódico Le Monde; Nicolas Sadirac, Kwame Yamgnane y Florian Bucher, quienes claramente señalan que en una clase normal el maestro expone el camino a seguir para desarrollar algún tipo de producto. En su sistema, se pretende desarrollar la creatividad y la innovación, usando el camino que se crea más conveniente: “En 42 sólo decimos a los alumnos que creen una web. No les damos la solución, ellos la buscan solos”, comentan. “Cuando se gradúan no replican un modelo. Tienen más espacio para experimentar y desarrollar su creatividad”.

Uno de los elementos más importantes de este modelo es el trabajo en equipo, justo una de las habilidades más necesarias en el mundo actual.

Los alumnos se reúnen en las instalaciones y construyen el conocimiento encontrando caminos diferentes a los que normalmente se toman.

42 ha recibido muchas aplausos, pero también varias críticas, pues algunos maestros consideran que los alumnos necesitan muchas habilidades que solo un docente puede entregarles.

Por lo pronto gran parte de los egresados de 42 están desarrollando sus propias empresas con excelentes resultados, y otros más, se emplean en multinacionales con excelente facilidad. Es una de las pocas universidades en el mundo donde la tasa de egresados laborando es del 100%.

Los alumnos de 42 se gradúan cuando logran finalizar 21 proyectos, lo que les toma aproximadamente de 3 a 5 años.

Brittany Bir, graduada de 42 París y directiva de 42 EE.UU., comenta: “Lo que aprendí en 42 lo podría usar en otros trabajos en el futuro. Sé que es útil porque he hecho programación en la universidad de Francia donde trabajé y porque todos los que estudiaron conmigo han podido encontrar trabajo”.

El mundo cambia rápidamente y la educación debe responder con la misma velocidad. Ojalá que nuestro país pudiera darse cuenta de la ventaja que los países con los que competimos nos toman cada año en educación, situación que nos aleja de la competitividad que el país requiere para ser mejor.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

LAS UNIVERSIDADES DESAPARECERÁN: David Roberts  

Desde hace algunos años he venido usando este medio para dar a conocer los graves problemas que tiene la educación en México, problemas que son reflejados en dos principales aspectos: los malos resultados de nuestros alumnos en las pruebas internacionales, y la pérdida de competitividad.

La educación disruptiva hoy se ha convertido en una revolución difícil de detener, por lo que estoy seguro que México tarde o temprano tendrá que “sacudirse” y entender que si no cambia el modelo, la pobreza nos seguirá inundando.

Hace unos días conocí una interesante entrevista que le realizó la periodista Ana Torres a David Roberts, quien es uno de los mayores expertos en tecnología disruptiva en el planeta y también uno de los personajes más representativos de Singularity University, la universidad de Silicon Valley creada en 2009 con el apoyo de la NASA y de Google. Singularity University ha roto con el modelo de títulos y diplomas, su único objetivo es formar líderes capaces de innovar y atreverse a romper las normas para alcanzar el ambicioso reto que se ha marcado la universidad en 20 años, que es el de desarrollar la tecnología para resolver los grandes desafíos del planeta: alimentar a toda la población, garantizar el acceso al agua potable, la educación para todos, la energía sostenible o cuidar el Medio Ambiente, entre otros.

Para Roberts la mayoría de las universidades tienen los días contados pues considera que se han enfrascado en sistemas obsoletos que definitivamente no desarrollan las habilidades que requiere el mundo actual.

Quisiera presentar de manera textual una de las preguntas realizada por la periodista Torres al Profesor Roberts, en la cual nos presenta el complejo panorama educativo que vivimos.

Pregunta. ¿Cuál es hoy es principal problema de la educación?

Respuesta. La educación se ha roto. Hemos enseñado a la gente de la misma forma durante los últimos 100 años y, como hemos crecido en ese sistema, creemos que es normal, pero es una locura. Enseñamos en las escuelas lo que los colonialistas ingleses querían que aprendiese la gente: matemáticas básicas para poder hacer cálculo, literatura inglesa… Hoy no tiene sentido. Tenemos que enseñar herramientas que ayuden a las personas a tener una vida gratificante, agradable y que les llene. Algunos son afortunados de tener unos padres que les ofrecen eso, pero la mayoría no. Los programas académicos están muy controlados porque los gobiernos quieren un modelo estándar y creen que los exámenes son una buena forma de conseguirlo. Otro de los grandes dramas es la falta de personalización en las aulas. Cuando un profesor habla, para algunos alumnos irá demasiado rápido, para otros muy despacio y para cuatro a la velocidad idónea. Luego les evalúan y su curva de aprendizaje no importa, les aceleran al siguiente curso. Hoy sabemos que si nos adaptamos a los diferentes tipos de inteligencias, el 98% de los alumnos obtendrán el mejor resultado.

Como podemos observar, la educación tradicional hoy debe migrar a una educación personalizada que desarrolle las habilidades que requiere el mundo moderno. Quizás si México decidiera enfocar su sistema educativo en la persona (como lo hace Finlandia) y no en el conocimiento como fin último, podríamos lograr un cambio significativo en las próximas décadas. Mientras tanto seguiremos sufriendo en las comparativas educativas internacionales,  perdiendo competitividad, y lo más preocupante, acrecentando la pobreza del país.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

GANÓ TRUMP. ¿Y AHORA QUIÉN PODRÁ AYUDARNOS?

Y nunca llegó el Chapulín Colorado, por lo que debo confesar que después de las elecciones a la presidencia de Estados Unidos, pasé dos terribles noches sin dormir pensando en las “desastrosas” consecuencias que traería para México la elección de Donald Trump.

¿Por qué ganó Donald Trump?

Desde mi particular punto de vista, estas son las principales razones:

  • La clase obrera de Estados Unidos ha bajado drásticamente su nivel de vida en los últimos años, por lo que cualquiera que les dijera que les  regresarían “lo que merecen”,  se ganaría sus aplausos.
  • Clinton se olvidó en su campaña de los “campesinos” del país, la gente de las granjas, esos a los que cada día les alcanza menos el dinero, para enfocarse en las minorías. Un error bastante caro pues los demócratas perdieron estados que jamás creyeron perder.
  • Donald Trump provoca certeza en la gente. Así pudieran ser falsas sus promesas, las decía de una manera convincente para las masas que poco estudian y rápido olvidan.
  • Trump se cree sus ideas o mentiras, y se encarga de convencer a todos de ellas. Mientras más grande sea la mentira, más gente se la cree.
  • Tristemente descubrimos que una gran parte de Estados Unidos es aún racista. Y Trump es el claro ejemplo de un racista.
  • Trump se presentó ante la gente como el “salvador de USA”, un superhéroe, y esto le encanta al pueblo estadounidense: “salvar al mundo”.
  • Los latinos no votaron por Clinton como se esperaba. Es más, algún porcentaje importante votó a favor del Republicano.
  • Y como comentó Jürgen Klaric: “a los estadounidenses los educan desde chiquitos para ser Donald Trumpcitos (millonarios con pocos valores y seguros).

¿Qué va a pasar?

La realidad es que México fue el “chivo expiatorio” de la campaña de Trump, por lo que las consecuencias las estamos viendo y las seguiremos sufriendo. Al cierre de esta editorial, el dólar superaba los 21 pesos, además de generarse una gran incertidumbre entre los inversionistas mundiales. Para Forbes, Carlos Slim ha perdido cerca de 10 mil millones de dólares de su fortuna, debido al triunfo del Republicano.

Cuando el presidente de México invitó al aún candidato Donald Trump, muchos nos molestamos por esta acción. Yo particularmente consideraba prudente la invitación, pero reproché a Peña Nieto el no exigir en público al candidato Trump, que pidiera una disculpa a México por sus insultos. Eso quedó atrás, pero quizás esa invitación y lo que hablaron en privado, pudiera convertirse en una gran “visión” de la administración Peñista y en una “tabla de salvación” para los temas que nos preocupan de la presidencia del Republicano.

Dentro de las acciones planteadas por Trump y su equipo para los 100 primeros días de mandato, se encuentran particularmente tres que preocupan a México: La construcción del muro fronterizo, la renegociación del tratado de libre comercio y la repatriación de los mexicanos ilegales que viven en USA.

Ojalá que la “visión” de nuestro Presidente nos ayude a mitigar el coletazo de esta elección, pues la realidad es que aún nos sentimos noqueados por el resultado, una elección que nos obliga a pensar en preparar a nuestro país para el peor escenario.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

El Mundo nos exige: UNA NUEVA MANERA DE EDUCAR

Para varios investigadores norteamericanos un niño de 5 años en la actualidad pudiera tener más información que un emperador romano.

El mundo está cambiando radicalmente y los sistemas educativos no avanzan al ritmo que se exige.

Según Dave Price, en el 2014 se calculaba habían unos 7 mil millones de computadores conectados a internet en el planeta, lo que equivalía al total de la población mundial. Para el 2015 la cifra se duplicó. En el 2014 se estimaba que, en un solo minuto en internet, se mandaban doscientos cuatro millones de mails, se descargaban cuarenta y siete mil aplicaciones, se hacían seis millones de visitas a Facebook y dos millones de nuevas búsquedas en Google, se subían tres mil fotografías, se publicaban cien mil tuits, había 1,3 millones de visualizaciones de videos en YouTube y se subían treinta nuevas horas de video.

En varios escritos he presentando la realidad de nuestro sistema educativo el cual está claramente enfocada al aprendizaje como fin último y no al desarrollo del ser humano para que el conocimiento sea una consecuencia de un ser humano fortalecido, que lo adquiere.

Para Ken Robinson (experto en educación) el aprendizaje es nato en los niños y habla sobre la inminente necesidad de un niño para aprender a comunicarse. “A los dos o tres años la mayoría de los niños aprenden a hablar con extraordinaria fluidez, y no son los padres quienes les enseñan a hacerlo; no podrían, pues no disponen de tiempo ni tendrían la suficiente paciencia. Los niños asimilan el lenguaje por el simple hecho de verse expuesto a él”.

Sugata Mitra (investigador educativo hindú) se planteo la pregunta: ¿hasta que punto los niños son aprendices natos?, y este cuestionamiento lo llevó a hacer unas investigaciones en Nueva Delhi.

Uno de los experimentos consistió en instalar un computador en una pared, conectarlo a internet y observar como los niños se comportaban ante él. Además de no haber visto nunca un computador, los niños no sabían inglés, idioma en el que funcionaba ese ordenador.

Lo sorprendente del asunto fue que los niños aprendieron el uso del equipo con una velocidad sorprendente, y luego comenzaron a enseñar a otros niños sobre su funcionamiento.

Al cabo de unas horas ya escuchaban música, grababan sus voces y navegaban en internet.

Los experimentos fueron a tal punto de tratar de entender si los niños de 12 años eran capaces de aprender biotecnología solos, con las ayuda del computador y el internet. Al cabo de dos meses los niños respondían cuestiones como: “Aprendimos que la replicación incorrecta de la molécula de ADN causa enfermedades genéticas…”

Nuestro actual sistema educativo se fundamente, en parte, en memorizar información e ideas. Robinson señala: Las escuelas perecen dar por sentado que solo existen dos opciones: tener buena memoria o no; y si no se tiene, deducen que el alumno no es muy inteligente y que deberá esforzarse más.

Justo allí nos equivocamos. No hemos entendido que el conocimiento ya existe, y que el estudiante lo puede recibir, mejorar y transformar, desde el acompañamiento que es capaz de entender las fortalezas y debilidades del propio educando. Todos somos diferentes, todos aprendemos de manera diferente, pero nuestra realidad y la velocidad como cambia el mundo, nos invita a repensar lo que hoy hacemos con nuestros estudiantes.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

 

 

EL PÁNICO HACIA EL MAL MANEJO DEL DINERO

Desde hace un buen rato he venido trabajando en entender el proceso educativo desde la temprana edad hasta el nivel de los posgrados. Luego de mi maestría en administración entendí que el sistema educativo en México, y quizás de Latinoamérica entera, forma empleados antes que empresarios.

Todos salimos de la educación media superior sin conocer “ni papa” de finanzas, lo que nos convierte en un país que no sabe administrar sus recursos y peor aún, un país que gasta más de lo que gana. Si no lo cree, analice nuestra deuda externa.

Hace unos días conocí un artículo de Adina Chelminsky denominado “El pánico de criar hijos malos para el manejo del dinero”, en el cual presenta su preocupación de formar hijos flojos, dependientes, merecedores, que vivan sueños financieros sin aterrizar o que siempre estén a la espera del dinero o crédito fácil, o peor aún, completamente dependientes de sus padres, financieramente hablando.

La realidad es que coincido plenamente con Adina en su preocupación, aunque a mí lo que realmente me mueve, es la educación financiera a temprana edad, no solo para evitar lo señalado por la escritora, sino principalmente para cambiar “el chip” de formar empleados a fin de crear emprendedores que sean capaces de cambiar a México, generando más trabajo para los millones de pobres que hoy viven en condiciones deplorables.

México necesita formar en su gente la habilidad emprendedora, solo así pasaremos de ser una sociedad esperanzada en lo que le pueda dar el gobierno, a una sociedad independiente que sea capaz de ver oportunidades en cada paso de su vida.

Lastimosamente hemos educado a nuestra gente para que pida despensas, materiales para sus casas, dinero por un voto, etc., pero si cambiamos la educación seguro lograremos formar personas capaces de cambiar sus complejas realidades.

Adina en su artículo comentó sobre 3 principales aspectos para la educación de los hijos hacia el buen manejo del dinero; comentando previamente que los valores globales son fundamentales en la formación, pero además debemos tener:

  • Educación Inteligente. Debemos ser capaces de plantear en el hogar el sueño de una educación superior, que si bien no garantiza el éxito, si ayuda a ampliar un abanico de posibilidades, además de una mejor estructura de pensamiento. Debemos enseñar inglés, chino mandarín, además de contar con una formación centrada en la persona y no en el conocimiento.
  • Aprender a chambear. El buen trabajador no nace, se hace. Buscar que los niños se empleen formalmente (dependiendo se su edad) es fundamental para que entiendan el mundo real, ese donde se pierde y se gana, ese mundo que nos obliga a ser resilientes. Quizá queremos que nuestros hijos sean empresarios, y las armas que encontrarán en el mundo real enfrentándolo como “ensayo” desde la niñez, son fundamentales para el logro de un ser humano exitoso.
  • Manejo y valor del dinero. La educación financiera es FUNDAMENTAL. Más allá de enseñarles los fundamentos del manejo del dinero, hay que enseñarles a vivir con límites de dinero. Necesitamos enseñarles a ahorrar para invertir y a reinvertir.

No me cansaré de decir que México es GRANDE, solo que no terminamos de creerlo, y la educación es el mejor camino para construir el país donde soñamos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

EL EMPRENDIMIENTO SOCIAL, UNA OBLIGACIÓN EN MÉXICO

Hacer negocios en los años 70´s implicaba hacerse rico a costa de la calidad, clientes, socios, y lo que fuera necesario. La premisa era: I WIN.

En los 90´s el concepto cambió, la nueva idea era buscar asociarse estratégicamente para que ambas partes ganaran: I WIN, YOU WIN.

En la actualidad el concepto es diferente. El mundo es desigual (muchos pobres y muy pocos ricos), el medio ambiente colapsa, la pobreza aumenta, hay violencia, dolor, guerra, etc., etc. Hoy los empresarios “consientes” han retomado el concepto de Emprendimiento Social, una forma distinta de ver los negocios. Es un término acuñado hace varios años en el Reino Unido y que busca un mayor equilibrio con el mundo que nos rodea: I WIN, YOU WIN, EVERYBODY WIN.

El emprendimiento social es un tipo de empresa en la que su razón social es en primer lugar la de satisfacer las necesidades de la sociedad en la que se desenvuelven, ya sea en términos sociales o medioambientales.

Un excelente ejemplo de emprendimiento social es la empresa creada por el actor australiano Hugh Jackman (Wolverine de X-Men) quien siempre había sido amante del café, y esta pasión lo llevó a buscar los orígenes de la planta, por lo que en el 2009 decidió viajar a Etiopía (país de donde se cree es originaria la planta de café) a fin de conocer como vivía la gente y como eran los cultivos de esta planta.

Jackman encontró que la gente vivía en condiciones deplorables y que lo que se producía de café era simplemente para subsistir de manera precaria.

Por tal motivo el actor de 46 años decidió ayudar a varias familias desarrollando sus granjas, tecnificando la producción y generando líneas de exportación de este producto de Etiopía, a Estados Unidos. Hugh creó una marca con este café denominada “Laughing Man Coffee & Tea” algo así como “El café y té del hombre que ríe” el cual es vendido en diferentes cafeterías creadas por él en la ciudad de New York.

Al final del proceso él comentó: “Las ventas han sido satisfactorias, lo que tiene muy feliz a todos, esto se basa en un comercio justo y tiene consecuencias muy positivas en quienes lo producen y en mi empresa… les das la oportunidad de mandar a sus hijos al colegio y de que puedan comer tres veces al día. Siempre pienso de donde proviene mi café, ¿Quién lo plantó? ¿Cuál es la situación de esa persona? ¿Cómo es su comunidad?”.

Ganar ayudando a que otros ganen, ese es el concepto de hoy. Pensar en ganar juntos para un mundo donde quienes menos tienen puedan salir del lugar donde se encuentran, generar educación, disminuir la pobreza y la ignorancia, son conceptos básicos del emprendimiento social.

Para varios autores en México no debería generarse una sola empresa que no fuera de emprendimiento social. Hoy tenemos, según la OCDE, cerca de 70 millones de personas con algún grado de pobreza, así que nuestra obligación, la de quienes tenemos acceso a la educación, quienes somos privilegiados y podemos emprender, es la de generar emprendimientos sociales que mejoren nuestro México, que le ayuden a estos 70 millones a buscar un camino diferente al del sufrimiento diario ante la imposibilidad de un panorama mejor.

Ojalá que como empresarios seamos capaces de ver más allá de simples “buenos resultados monetarios”, pues en frente tenemos un país que necesita de manera urgente que lo miremos desde otra perspectiva.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

NUESTRO HIJOS EL MEJOR CAMINO HACIA UN MÉXICO DIFERENTE

Definitivamente no nos encontramos satisfechos con lo que vive nuestro México, violencia, corrupción, devaluación, pobreza, bajos niveles educativos, entre otros. Cada que viajo por diferentes lugares de la república me encuentro con personas con total desesperanza que ven un panorama sombrío para México y sus habitantes.

Es cierto, nuestro país tiene innumerables problemas pero también muchas oportunidades. Somos una de las 15 economías más grandes del mundo, nuestro ingreso per cápita es el número 63 del planeta, tenemos dos mares, recursos naturales, historia, cultura y mucho más.
Lo peor que nos puede pasar como sociedad es creer que todo está perdido y que ya no tenemos salida. Yo estoy plenamente convencido de que a este país lo cambiamos por medio de nuestra educación en casa y en las escuelas, pues debemos inculcar en nuestros hijos y alumnos, justamente esos valores que creemos perdidos en nuestra actual sociedad.

Nunca va a llegar un gobernante con una “solución mágica” que arregle todo en 6 años. A este México lo mejoramos todos los que lo vivimos cada día. Necesitamos inculcar en nuestros hijos y estudiantes, honestidad, respeto, tolerancia, tenacidad, trabajo en equipo, responsabilidad, compromiso, puntualidad, resiliencia, tenacidad, adaptabilidad, innovación, entre otros, pues nuestra sociedad se olvidó de estos valores que son fundamentales en una sociedad madura, moderna y triunfadora.

Muchas veces no sabemos ni siquiera como comunicarnos con nuestros hijos. Creemos que con un ¿cómo te fue hoy hijo? es suficiente para generar una relación de confianza con ellos.
Como padres de familia tenemos la obligación de involucrarnos activa y afectivamente en sus vidas, dándoles momentos de intensa conexión con lo que viven, por intrascendente que nos parezca. Nos tiene que interesar si están tristes por un novio o una novia que perdieron; debemos escucharlos con paciencia cuando nos explican sus videojuegos favoritos, sus historias de clase, sus historias con amigos. El mundo de nuestros hijos pareciera sencillo desde nuestra complejidad de adultos, pero es su mundo, su todo, y mostrar interés por lo que viven es el mayor regalo y establece una excelente comunicación con ellos, potenciando la confianza y fortaleciendo su autoestima.

Muchas veces no sabemos ni siquiera que preguntarles; acá les presento una pequeña lista de preguntas que nos servirán para integrarnos con ellos, ayudándonos además, a comprender el mundo que viven a diario:
¿Hubo algo que te hiciera feliz en tu escuela? ¿qué es lo que más te aburrió el día de hoy? ¿qué es lo más raro que viste hoy? ¿hubo alguien que te hiciera enojar? ¿pudiste serle útil a alguien el día de hoy? ¿hay alguien que no es tu amigo pero te gustaría que lo fuera? ¿alguien te ha pedido que le guardes un secreto? ¿qué fue lo que te costó más trabajo el día de hoy? ¿qué te gustaría hacer para mejorar la clase que consideras más aburrida? ¿qué te hubiera gustado aprende hoy? ¿qué es lo que te hizo sentir orgulloso hoy?

Un padre de familia es un “entrenador de fútbol”, un vigilante que siempre debe estar analizando el mundo que rodea a su hijo para ayudarlo y guiarlo por el mejor camino; así que interesarse por sus cosas, por simples que parezcan, es el mejor regalo para una excelente formación en el hogar.

Este mundo lo podemos cambiar. México puede ser un país mejor, pero este cambio depende de nuestro compromiso por formar generaciones diferentes que no repitan nuestros errores. Generaciones diferentes que construyan en el mediano plazo ese México donde todos hemos soñado vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

UNA MÁS SOBRE CORRUPCIÓN…

Hace unos días hice un sencillo ejercicio con los trabajadores de la institución donde laboro, les pregunté sobre si alguien sería capaz de robarse una impresora de la institución. Al unísono todos respondieron tajantemente: NO. Luego les volví a preguntar: ¿Alguien se robaría una hoja de papel? Hubo un silencio largo y luego varios aceptaron que sí se robarían una hoja de papel…

Así vivimos en México, con “medias tintas”, con “mentiras piadosas”, con verdades a medias. El principio de la honestidad es o no es. No hay “grises” en él. Nos quejamos arduamente de la corrupción de nuestros políticos, gritamos en las redes sociales que México colapsa en su corrupción e impunidad, pero somos los primeros que damos “mordidas” a los policías de tránsito, evadimos compromisos fiscales, nos robamos hojas de papel…

Estoy completamente de acuerdo con que el principal problema de México es la corrupción, la impunidad, la desvergüenza ante acciones que afectan a los demás. Pero la realidad es que somos TODOS cómplices de un sistema que no hemos sido capaces de cambiar.

Según el investigador Luis Alfonso Pérez, “el 83% de los CEO de México, consideran que la corrupción y el soborno es la principal amenaza para sus negocios y son conscientes de que el 25% de las empresas han perdido oportunidades de negocios por estos delitos”; además señala que “el índice de corrupción y transparencia, del 2015, presenta la ubicación de los países de América ante el entorno global, siendo Canadá el mejor evaluado, ubicado en el 9 lugar en la posición global, como el país menos corrupto de América, seguido de Estados Unidos en la posición global 16, Uruguay en la posición 21, Chile 23, Costa Rica 40, Cuba 56, Jamaica 69, El Salvador 72, Panamá 72, Trinidad y Tobago 72, Brasil 76, Colombia 83, Perú 88, México 95, Paraguay 130 y Venezuela 158”.

Como podemos ver México se encuentra entre los países más corruptos de América latina y del mundo entero, pero lo peor que podemos hacer es pretender que este flagelo es únicamente culpa de nuestros gobernantes y de un sistema que existe y no se puede cambiar.

Como le he señalado, la corrupción es un tema institucional, por lo que debemos educar a nuestros hijos con una mentalidad diferente inculcándoles los valores que nuestro país ha estado olvidando. Seamos realistas, nuestra generación terminó por aceptar a la corrupción como un modo de vida, por lo que nuestra esperanza está en formar niños diferentes que cimienten el México que no hemos sido capaces de construir. Es un camino sencillo, simplemente debemos señalarles sus obligaciones, aceptando humildemente los errores que como sociedad cometemos.

Los primeros 5 a 7 años de formación de un niño son fundamentales para cimentar el adulto que queremos, por lo que nuestra responsabilidad es la de trascender en nuestros hijos formando un México diferente, ese país que soñamos; ese México donde todos queremos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx