LA FERIA NO ES LA CULPABLE…

Una nueva feria inicia y los padres de familia sufren y sufren…

Cada año en estas épocas, varios periodistas se me acercan con fin de cuestionarme sobre los problemas que genera la Feria Nacional de San Marcos en la juventud. Drogas, alcohol, desmanes, abusos, y embarazos, son los calificativos que me comentan, y que la feria supuestamente genera en nuestros jóvenes.

Yo me pregunto:

¿Acaso San Marcos es la única feria de México?, ¿qué papel juega entonces la formación que damos en el hogar?

Desde mi punto de vista, el 90 por ciento del éxito o fracaso (socialmente hablando) de un joven radica en la buena o mala educación que le demos a nuestros hijos en el hogar.

No importa si la feria cierra a las 3, 4, o 5 de la mañana. No importa que vendan alcohol en cada esquina, o que quizás se puedan conseguir drogas ilícitas fácilmente. Si en el hogar logramos formar jóvenes bien cimentados, seguro se alejarán de los abusos que la feria pudiera ofrecer.

Si los padres determinan que la hora de entrada a la casa es a la 1am, perfecto, así que no importa si la feria sigue abierta por 3 o 4 horas más.

Si a nuestros hijos les desarrollamos la habilidad de tomar decisiones, seguramente dirán NO ante la tentación de las drogas. Si supimos inculcar en ellos la capacidad del entendimiento por convicción y no por sanción, sabrán decidir el no manejar si tomaron alcohol, y no se subirán al vehículo de alguien que esté manejando y hubiese tomado.

El problema no es la feria. El problema son los LÍMITES que como padres de familia no deseamos formar.

Tratamos de “quedar bien” con nuestros hijos y cuando debemos tomarnos el tiempo para forjar los principales valores, preferimos darles cosas para “justificar” nuestras ausencias. Preferimos pagar un “buen colegio”, en lugar de darnos el tiempo de construir al ser humano que aporte y ayude a cambiar esta sociedad cada vez más compleja. Preferimos “llorar” que asumir con tenacidad la obligación de establecer límites, que guíen a nuestros hijos por el camino correcto.

Así es que, mis amigos periodistas, la feria no es el problema; San Marcos acabará y a los pocos días iniciarán otras… la de León, Zacatecas, Jalos y otras 100 más. El problema está en las familias “libertinas” que olvidaron la responsabilidad que tienen con sus hijos. Mientras tanto, los adictos crecen, pues todos sabemos que el 80 por ciento de los universitarios en Aguascalientes tienen una ingesta cotidiana de alcohol, y que el 70 por ciento de ellos han probado alguna droga ilegal en su vida.

Mientras no entendamos la gravedad del problema y mientras sigamos dejando nuestra obligación en terceros, nuestros hijos estarán vulnerables no sólo a las ferias; también serán vulnerables a sus amigos, a los antros, a los viajes, a las universidades, a las escuelas… serán vulnerables a un mundo cruel que les ofrece tentaciones, que si no saben manejar, terminarán por involucrase en procesos de destrucción, que seguramente les cambiará sus vidas.

Padres de familia, no escudemos nuestra incapacidad en otros. Hoy más que nunca tenemos que tomar “al toro por los cuernos” y guiar a nuestros hijos hacia el camino que les augure un mejor futuro.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

ESCOGER BIEN LA EDUCACIÓN SUPERIOR PODRÍA SER LA DIFERENCIA

La educación es el único camino que un país tiene para crecer y lograr un equilibrio económico entre sus habitantes. Lastimosamente en nuestro país la educación está pasando por un momento complejo que nos debe llenar de preocupación, y de ocupación.

Por un lado nuestra educación básica se ubica como una de las peores en el “mundo competitivo”, muestra de ello son los vergonzosos resultados que estamos obteniendo cada trienio en las pruebas PISA aplicadas por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).

Por otro lado se encuentra nuestra educación superior la cual debiera ser el sustento obligado de la economía del país. En este rubro tenemos dos grande problemas:

-       Nuestro país vive principalmente del petróleo, las remesas que nos envían nuestros compatriotas que van a Estados Unidos, el turismo, la agricultura y la industria automotriz, pero en la actualidad las carreras más demandadas son Contaduría, Administración y Derecho, carreras muy diferentes a los principales ingresos del país, por lo que claramente podemos entender que la educación superior no está formando lo que el país necesita para fortalecer su economía. Peor aún, menos del 20 por ciento de los universitaritos se encuentran estudiando alguna ingeniería, mientras que en China, por ejemplo, el 70 por ciento de los universitarios estudian alguna ingeniería. El mensaje es claro, hoy compramos la tecnología que necesitamos en el país a Estados Unidos, y en unos años la compraremos a China… mientras sigamos en esta “parsimonia” preocupante en materia educativa.

-       El segundo problema es la deficiencia marcada de la educación superior en México. Por años nuestra UNAM fue la mejor universidad de Latinoamérica; hoy le hemos cedido el puesto a la Universidad de Sao Pablo en Brasil.

Si bien nuestra máxima casa de estudios sigue manteniendo un nivel educativo maravilloso, es de resaltar que ya no sea la mejor de la zona, lo que quizás sea reflejo de lo que vive el país en materia de educación superior, una mercantilización alarmante de  pseudo-universidades que nos ha llevado a una marcada pérdida de competitividad con los profesionistas de los países que son nuestra competencia.

En Aguascalientes por ejemplo, es de resaltar que para el poco más de 1 millón de habitantes hoy contemos con casi 50 universidades, de las cuales me atrevería a decir que quizás 10 cumplan con algunos de los estándares que son exigidos en el mundo actual para una formación acorde a lo que se necesita.

El tema es complejo, pues la educación es la diferencia entre la pobreza y la riqueza de un país y permitir que nuestra educación no esté a la altura de las circunstancias nos augura un futuro de pobreza y de mayor desigualdad a lo que hoy vive nuestro país (contamos con un hombre que acumula 75 mil millones de dólares en contraste con 70 millones de personas con algún grado de pobreza que tiene México).

Desde estas líneas hago un llamado a los jóvenes y padres de familia a fin de que sean selectivos a la hora de decidir por la educación superior. Una universidad no es un simple edificio con salones. Una universidad debe ser el centro de construcción del conocimiento, de y para una sociedad. No se dejen llevar por un precio, pues escoger e invertir mal, pudiera ser el camino del fracaso y del rechazo de una sociedad, que ya no se puede dar el lujo de aceptar la mediocridad.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

FINLANDIA EN EDUCACIÓN. MUCHO QUE APRENDER.

Hace unos días me encontré un artículo del Smithsonian escrito por LynNell Hancock donde trata de entender los elementos que hacen diferente y exitoso al  sistema educativo en Finlandia.

Hancock relató una historia que sucedió en una escuela de un suburbio de Helsinki donde el maestro Kari Louhivuori decidió hacer algo extraordinario con uno de sus estudiantes. El maestro Louhivuori contaba con un alumno de origen Kosovo-Albano de sexto grado de primaria a quien le costaba demasiado el aprendizaje de las materias básicas. Con la ayuda de un psicólogo, una enfermera y un pedagogo, el maestro logró comprobar que el problema de Kirkkojarvi (el alumno de sexto grado), no era un tema de pereza frente al estudio; así que el maestro decidió enfocar su esfuerzo en ese estudiante en particular. Kari llevaba a su joven Alumno siempre a su lado (por más de 8 horas al día) e inclusive hacia que ingresara a las clases de los niños más pequeños donde le entregaba una torre de libros y le decía que escogiera el que más le gustara. Al principio Kirkkojarvi leía muy lentamente y sin convencimiento el libro que le parecía más atractivo, y tiempo después se convirtió en un asiduo lector lo que le ayudó sustancialmente en todas sus materias.

Años después de egresar de esta escuela, este joven visitó al maestro para comentarle con alegría que ya era un gran empresario y que su vida había cambiado desde que él sintió que su maestro se interesaba en él y en su crecimiento personal. La respuesta de Louhivuori fue contundente: “Nosotros formamos niños para la vida”. Ufff, que maravilla de respuesta.

Desde hace años he venido sosteniendo la premisa de que el sistema educativo debe centrarse en la persona y no en el conocimiento como lo hacemos en México. Entender la particularidad de cada educando nos llevará a fortalecerlo y así el conocimiento sería una consecuencia de un ser humano fortalecido. Necesitamos enseñar a trabajar en equipo, ética, responsabilidad, compromiso, puntualidad, resiliencia, toma de decisiones, resolución de problemas, mediación… con estos elementos un estudiante será capaz de adquirir el conocimiento como una aplicación a la vida diaria y a los problemas del mundo actual.

Desde mi punto de vista el éxito del sistema educativo finlandés radica en la excelente preparación de sus maestros de educación básica (a la que consideran la más importante de todas), pues este sistema cuenta con alrededor de 65,000 maestros y 3,500 escuelas, pero sólo el 10 por ciento de los maestros que aspiran a una maestría en pedagogía (nivel requerido para impartir docencia en educación básica), son recibidos para tal fin.

Otro elemento a resaltar es que el 30 por ciento de niños en este país reciben una educación espacial como la que recibió Kirkkojarvi, lo que hace que exista mucha igualdad en el aprendizaje de todos los estudiantes.

El tercer elemento especial es la premisa de trabajo de todos sus maestros: “whatever it takes”… hacer lo que sea necesario para lograr el objetivo, así el reto sea enorme.

Este país logró entender que en la diversidad de su población inmigrante (Somalia, Irak, Rusia, Bangladésh, Estonia y Etiopía), además de los nacidos en su tierra, debe existir equidad, además de que en esta multiculturalidad el aprendizaje se hace mucho más rico y amplio.

Más de cuarenta años lleva trabajando Finlandia en un sistema educativo centrado en la persona. Gracias a esto, hoy el país se ubica con los mejores resultados educativos en el mundo.

Ojalá que en nuestro México entendamos que centrar el sistema educativo en el concomimiento, como ahora lo hacemos, es un grave error que nos seguirá rezagando, con sus respectivas consecuencias (somos último lugar por más de una década en las pruebas PISA de los países miembros de la OCDE), pues: el camino a la pobreza es la autopista de la ignorancia.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

 

NO TODO ES MALO EN MÉXICO. PERO EL EMPRENDIMIENTO LO ES TODO

No todo son malas noticias para México pues según autoridades mexicanas la exportación de 400 litros de tequila, la venta de 1.5 millones de toneladas de aguacate y la venta de carne de bovino, sandía, melón, mango, nueces y papaya provocaron que los agroalimetos se convirtieran en el principal ingreso del país en el 2015 con 26 mil 602 millones de dólares, por encima de los 16 mil 578 millones  de dólares de remesas, los 13 mil 633 millones de dólares del petróleo, y los 10 mil 721 millones de dólares por concepto del turismo.

Si bien nuestro país debiera migrar su brújula a una economía de mayor valor que se logra con inversión en ciencia y tecnología, este dato nos llena de tranquilidad, más aún cuando el petróleo está de “capa caída”, las remesas están amenazadas con la candidatura de Trump a la presidencia de Estados Unidos y el turismo está en la “cuerda floja” por la inseguridad que vive nuestro México.

Esta es una buena noticia, pero definitivamente México debe buscar el fortalecimiento del emprendimiento como estrategia para cambiar la economía y las desigualdades del país. Nuestro sistema educativo forma empleados, esa es una realidad, por lo que si queremos desarrollar un país con mayor número de emprendedores exitosos (que sus empresas se mantengan después de los primeros 5 años de funcionamiento) debemos generar un sistema educativo que forme desde la temprana edad el Espíritu Emprendedor y el Pensamiento Empresarial.

 Hace unos días estuvo en México Rohan Ma­lik, socio de Ernst & Young especialista en mercados emergentes y subdirector de Gobierno y Sector Público de la consultora quien comentó que el desempleo de México no es tan delicado, pues únicamente el 8,6% de jóvenes entre 14 y 30 años no se encuentran empleados, muy por debajo del 15% que en promedio manejan los países pertenecientes al G-20, pero que el tema en nuestro país es la muy baja generación de nuevas empresas.

Muchos países se han enfocado en una cultura del empren­dimiento (Estados Unidos, Corea del Sur, Canadá, Japón y Australia) y se ha logrado gracias a la creación de ecosistemas de emprendimiento; esto genera que se exista cada vez más una mayor inversión extranjera. Según Malik, “desde muy temprana edad debería inculcarse el tema del emprendimiento en las escuelas e incluso alinearlo con las necesidades de la industria. Los jóvenes tendrían la opción de encontrar una oportunidad dentro de las empresas o la capacidad de detectar las necesidades dentro de una industria y emprender, con el objetivo de satisfacer esa necesidad… así lo hace con gran éxito el Reino Unido”. “En este país inician con el tema del emprendimiento a los cinco años, ellos te dan el equivalente a 8 dólares y te enseñan a vislumbrar cómo tendría que ser un negocio. Te enseñan a pensar en un producto, en un servicio, en cómo fijar un precio, en tener ganancias… Entonces es una muy simple recomendación, no es cuestión de teoría, es cuestión de práctica”, dice.

Al final, México es un país sumamente desigual, quizás debiéramos voltear al mundo y aplicar estrategias que nos lleven a mejorar nuestros ingresos y a disminuir nuestras penosas desigualdades, y desde mi particular punto de vista, esto se logra con dos acciones únicamente: Mejorando la educación, y formando el emprendimiento desde la temprana edad.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

TRUMP: Una amenaza cada vez más fuerte

El tema Trump debiera estar presente en la agenda de nuestros actuales gobernantes, pues al principio de su campaña lo veíamos como un “payaso” que difícilmente ganaría adeptos en su partido debido a lo irreverente e ilógico de sus ideas y propuestas.

Hoy las cosas son diferentes, en la mente de muchos quedaron las burlas y “memes” a sus comentarios discriminadores para pasar a la preocupación de que este hombre ocupe próximamente la silla principal de la Casa Blanca.

Hace unos días nuestro presidente de México hizo una desatinada comparación del señor Trump con Adolfo Hitler y Benito Mussolini, refiriéndose a los constantes ataques del candidato a los mexicanos, expresó: “Así llegó Mussolini, así llegó Hitler”.

Considero que Donald Trump, como lo expresé hace unos días, debiera compararse en su estrategia con la usada por el fallecido Hugo Chávez en Venezuela, donde utilizando estrategias de ataque logró que los medios de comunicación de la época, lo volvieran casi un mártir.

Trump va por el mismo camino, pues su idea radica en sacar ese profundo odio racista y mal entendido, nacionalista que pensábamos desaparecido en nuestro vecino del norte, más cuando fueron capaces de elegir al primer Presidente negro de su historia.

Andrés Oppenheimer, el laureado periodista argentino que radica en Miami desde hace varios años, expresó en su editorial para el Nuevo Herald: “ … presidente Peña Nieto, su analogía puede ser buena para consumo interno en México, pero trivializa el Holocausto y desperdicia una oportunidad de oro para decirles a los electores estadounidenses que el populismo simplista de Trump podría llevar a otra Gran Depresión como la causada por el presidente Hoover en 1930. Ese comentario hace que muchos seguidores de Trump piensen que todo lo que se dice sobre su candidato es exagerado, y parte de una campaña de difamación”.

Y es que Hoover en su campaña en 1928 propuso elevar las tarifas aduaneras para proteger los productos agrícolas, y ya electo aumentó los aranceles sobre importaciones agrícolas lo que llevó a que otras industrias hicieran lo mismo para proteger sus productos. La reacción del mundo con que Estados Unidos comerciaba, fue la de subir sus tarifas aduaneras para productos que llegaban de Estados Unidos lo que generó una caída del 66% del comercio mundial.

Trump ha dicho que de ser electo incrementará un 35% las tarifas aduaneras para la importación de automóviles fabricados en México… lo que olvida el señor Trump es que el 40 por ciento de las piezas que se usan en el ensamblaje de los automóviles en México son fabricadas en Estados Unidos, así que una medida como ésta, seguramente desencadenará en una guerra comercial que afecte el comercio entre los dos países.

Mi más grande preocupación en cuanto a la posible elección del señor Trump como presidente de Estados Unidos radica en la posibilidad de que una vez electo cierre el envío de dinero hacia México de los compatriotas que viven en Estados Unidos, y recordemos que éste es el segundo ingreso del país; y si el primero, el petróleo, sigue bajando su precio, y el tercer ingreso, el turismo, sigue amenazado por la inseguridad del país, seguramente entraremos en una recesión de consecuencias inimaginables.

Esperemos que la cordura de nuestros vecinos del norte los lleven a decidir su voto por un candidato que continúe el excelente trabajo que hasta hoy ha desarrollado el presidente Obama.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

ADMINISTRADOR vs EMPRENDEDOR: México necesita más al segundo.

Definitivamente el camino que México debe recorrer en el presente y futuro debiera ser hacia el emprendimiento como filosofía económica sustentada en el sistema educativo, pero un sistema que fomente estas habilidades desde la temprana edad.

Si bien en la actualidad México invierte más de 3 mil millones de pesos al año en apoyos para proyectos emprendedores, la realidad es que no se están rindiendo los frutos esperados, pues de cada 10 empresas que se abren, sólo una sobrevive pasando los primeros 5 años.

Tratando de entender el proceso de emprendimiento podemos decir que hace décadas ciertos investigadores se sumergían en sus ideas y creaban algún proyecto, luego iban a una incubadora con la idea de desarrollarlo con la colaboración de asesores en transferencia del conocimiento. Terminando este proceso salían a la búsqueda de los millones de pesos necesarios para lanzar el invento, encontrándose con que eran pocos los recursos que los inversionistas estaban dispuestos a arriesgar. Debido a esto, durante muchos años tuvimos una gran fuga de cerebros, sobre todo a Estados Unidos, pues este país les abría la posibilidad de generar patentes que muchas veces se convertían en grandes negocios.

Al final de la ecuación, el Mercado asumía el invento, lo acogía y lo asimilaba.

Hoy es muy diferente el esquema, pues el Mercado es quien manda.

Hoy un emprendedor deberá estar muy enfocado en encontrar lo que le “duele” al Mercado… observar sobre lo que le falta al Mercado y así, solucionar o generar un servicio que el Mercado necesita.

Para tal fin, un emprendedor debe llevar un proceso de observación exhaustivo sobre las carencias en el Mercado y pasar a construir el producto para determinado problema.

Comúnmente se ha querido definir de la misma manera a un Administrador que a un Emprendedor, y la realidad es que su “ADN” es completamente diferente. Para un administrador su objetivo es centrarse en procesos de optimización buscando los menores costos y el menor tiempo posible, pero obteniendo un gran beneficio y buena calidad de un determinado producto. Al final, un Administrador buscará Eficiencia.

Un emprendedor es un “ser” muy diferente. Quizás una especie de “loco” con sueños de explorar y crear pero no con una mente optimizadora. Un emprendedor sabe los recursos con que cuenta, inicia su travesía e infiere a donde pretende llegar pero está seguro de que quizás el camino lo lleve a otro lugar diferente al que pretendió llegar.

Hoy nuestro país necesita más de estos “locos” capaces de ver áreas de oportunidad y en el camino crecer y generar el empleo que necesita nuestro país.

Es realmente triste saber que en México las 20 empresas más grandes no se crearon en los últimos 20 años, son grandes “elefantes” que nunca se reinventan completamente, únicamente mejoran ciertos procesos para hacerse más EFICIENTES, a diferencia de Estados Unidos donde el ecosistema emprendedor ha logrado que se genere riqueza derivado de grandiosas ideas.

México debe cambiar su enfoque hacia la creatividad enfocada al emprendimiento y este proceso solo se logrará si cambiamos la manera en como se encuentra concebida la enseñanza en la educación básica y media superior, pues en la actualidad tristemente nuestro sistema educativo se ha centrado en formar empleados.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

LA ADOLESCENCIA: Un periodo para ENTENDER a nuestros hijos

Educar definitivamente es amar y seguramente muchos padres de familia nos hemos equivocado en la instrucción de nuestros hijos, pero siempre desde el amor y la intuición.

La adolescencia de nuestros hijos siempre nos llenará de retos, pues los jóvenes experimentan cambios físicos, psíquicos y sociales que los llevan a comportarse de un modo complejo. Pasan de la apatía a la ira en un instante, comen demasiado y a deshoras, cuestionan cualquier instrucción, se levantan tarde, entre otros.

Para algunos investigadores sociales españoles los siguientes puntos nos podrían ayudar a entender a nuestros hijos y sus procesos, a fin de mejorar nuestra relación familiar:

¿Por qué quieren dormir hasta tarde? Según la Doctora Nuria Curell responsable de la unidad de adolescentes de USP Dexeus, el reloj del sueño se retrasa en la adolescencia; la melatonina, la hormona que induce el sueño, se segrega cada vez más en la pubertad y eso genera que muchos jóvenes no puedan conciliar el sueño. Así que mientras más tarde se duerman, acumularán menos horas de sueño y por tanto les costará levantarse cada mañana.

¿Por qué comen de forma impulsiva y a deshoras? La Doctora Curell explica que en la adolescencia se realiza el 25% del crecimiento total de un ser humano, y se gana entre el 40% o 50% del peso definitivo.

¿Por qué son destartalados? Algunos padres de familia comentan sobre sus hijos: “hasta les cuesta caminar”. Para la Dra. Curell los cambios físicos que experimentan los adolescentes son tremendos: Crecen mucho (y no siempre en forma armónica), a las niñas les crecen las mamas, los niños se vuelven peludos, y la cara se les llena de granos; crecen a estirones, primero las piernas y luego el tronco… y no es fácil acostumbrase al nuevo tamaño ni a la fuerza.

¿Por qué pasan tantas horas frente al espejo? Además de acostumbrarse a su nuevo aspecto físico, el adolescente necesita aceptarlo, asumir su nueva talla, su nuevo peso, sus nuevas facciones, y eso cuesta tiempo.

¿Por qué se aíslan en su habitación? Los pediatras Gloria Cabezuelo y Pedro Frontera explican que “hay un periodo de introspección y timidez, en el que se ensimisman, pasan horas en su cuarto y reflexionan sobre sus cambios y experiencias para conocerse mejor; y pueden resultar hoscos e insociables si creen que los padres se meten en sus cosas”.

¿Por qué son agresivos y dan portazos? Además de la gran energía que tienen, necesitan establecer límites claros de separación de sus padres, porque psicológicamente necesitan diferenciarse de ellos para iniciar su propio camino, para definir y reafirmar su personalidad, y a veces necesitan evidenciar físicamente ese distanciamiento.

¿Por qué influyen tantos sus amigos? En este periodo los jóvenes desean abandonar su grupo familiar, ese núcleo privado para salir a la sociedad y situarse en el mundo, y en ese proceso su grupo de amigos ayuda en esa transición. “Los cambios que viven, el hacerse mayores, les provoca temor e incertidumbre sobre su identidad, y por eso identificarse con un grupo, experimentar con iguales, hace que se sientan acompañados en el proceso de ganar autonomía”.

Al final, educar es mar, por lo que será muy importante enfrentar este periodo de nuestros hijos con el mayor conocimiento sobre lo que van a vivir. No lo satanicemos, pero será sumamente importante para mitigar los efectos, que los padres de familia estudiemos sobre éste proceso para entenderlo y ayudarlos de la mejor manera, y no desde la lógica del mundo adulto.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

EL INGLÉS, UNA COMPTENCIA OBLIGADA EN EL MUNDO ACTUAL

Mucho he escrito acerca de los diferentes problemas que tiene nuestro sistema educativo, lo que nos obliga a un análisis profundo que nos lleve a mejorar nuestra competitividad con el mundo globalizado.

Para nadie es un mito que el capital intelectual es la mejor herramienta que los países desarrollados usan para fortalecer sus economías.

Nuestra actual situación económica tiene su origen precisamente en la dependencia de los recursos naturales como sustento de la economía mexicana (el petróleo es el mayor ingreso de México) y en el dinero que nos envían nuestros compatriotas que “se la rifan en el otro lado” (segundo ingreso de México).

Pensar en una reforma educativa integral para nuestro país nos llena de preocupación, pues pareciera imposible luego de ver la gran ventaja que los países desarrollados nos llevan en calidad educativa (México lleva más de una década en el último lugar de las pruebas educativas internacionales de los países miembros de la OCDE), pero quizás estemos enfocando mal los esfuerzos para mejorar el sistema educativo. El actual presidente de México decidió atinadamente, desde mi particular punto de vista, realizar su reforma educativa, que más bien se convirtió en una reforma laboral educativa, a fin de controlar y “poner en cintura” a los maestros de México. Un buen avance, una buena intensión, pero definitivamente el trabajo debe ser en varios aspectos y no únicamente en lo laboral.

Quisiera traer a colación un ejemplo simple: Estados Unidos es el primer socio comercial de nuestro país y al que más connacionales deciden viajar buscando una mejor calidad de vida, pero paradójicamente no hemos sido capaces como sistema educativo, de mejorar la enseñanza del idioma inglés como herramienta necesaria para el mundo actual de los negocios, además de que un inmigrante con conocimiento de esta lengua seguramente aspiraría a un mejor salario y a una mayor integración a la cultura estadounidense.

Según fuentes en Estados Unidos, ciudadanos sudafricanos están ganando cada día más espacios en el ramo de la construcción, mismos que antes estaban destinados a inmigrantes mexicanos debido a que los sudafricanos tienen el inglés como lengua materna, lo que les mejora la comunicación en los diferentes proyectos y los llevan a integrarse a la sociedad estadounidense de una mejor manera, a diferencia de los mexicanos que por el desconocimiento de la lengua se agrupan en zonas exclusivas de originarios de su país.

Es increíble y sorprendente que nuestro sistema educativo no haya sido capaz de resolver la enseñanza de esta “simple” competencia. En la actualidad únicamente el 5% de la población mexicana domina el inglés lo que nos aleja gravemente de una relación comercial y de una mejor calidad de vida para quienes deciden una nueva vida en la Unión Americana.

Cambiar el sistema educativo mexicano será una tarea de mínimo 3 décadas, pero definitivamente necesitamos determinar las competencias que la población requiere para enfrentar el mundo actual.

Ojalá que seamos prácticos pues la planeación de un nuevo sistema educativo nos podría llevar años.

Allí está el gran ejemplo que dio al mundo Singapur, quien decidió dolarizar su economía y cambiar su idioma oficial al inglés a fin de enfrentar el nuevo mundo global de los negocios… como resultado, cambió su economía y mejoró notablemente los ingresos de su población (actualmente cuenta con un ingreso per cápita arriba de 50 mil dólares, a diferencia de  México que tiene un ingreso per cápita de menos de 15 mil dólares).

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

TRUMP Y SUS AMENAZAS: Quizás debiéramos reaccionar antes.

Desde hace un buen rato el precandidato republicano a la presidencia de Estados Unidos el magnate Donald Trump nos ha estado haciendo pasar “malos ratos” a los mexicanos, quienes vemos con preocupación un posible triunfo en este país del racismo, la xenofobia y la discriminación.

Donald Trump habla con seguridad de construir un muro en la frontera entre México y Estados Unidos; habla peyorativamente de los mexicanos, olvidando que han sido un gran motor de impulso de la economía norteamericana. Se burla de la gente y sus dolores, ataca, grita, humilla… todo esto con la idea de revivir el oído de los radicales norteamericanos que lo ven como un supuesto “mesías” dispuesto a recuperar “lo perdido”… ¿qué han perdido? Todos sabemos que Estados Unidos se hizo fuerte por medio de los millones de inmigrantes que lo construyen, y es precisamente esa diversidad la que ha logrado amalgamar la potencia que hoy es. Es más, la madre de Trump nació en Escocia y su Abuelo en Alemania. Su actual esposa también es inmigrante (eslovena), por lo que la vida de este señor ha estado rodeada de quienes hoy son atacados por su campaña mediática que cada día parece estar tomando más fuerza en el vecino del norte.

Por encima de los insultos (que no son más que simples artimañas para captar a los votantes radicales de Estados Unidos) se encuentra la realidad de nuestro México.

El principal ingreso de nuestro país, el petróleo, hoy se encuentra seriamente comprometido por el precio mundial del barril que se encuentra por debajo del costo de producción, situación que parece se extenderá por algunos años.

El otro ingreso, las remesas (lastimosamente una limosna que nos envían nuestros compatriotas en el exterior), hoy más que nunca podría estar amenazado por el posible triunfo de un personaje como el señor Trump, quien seguramente buscará nos solo construir un “nuevo muro de Berlín”, sino que además tratará de frenar la salida de dólares hacia México, situación que pondría en graves aprietos a la economía del país.

Después del petróleo y las remesas, sigue el turismo como el tercer ingreso de México, esa gran fortaleza medianamente explotada y que podría ser el sustento principal del país si lo decidiéramos e invirtiéramos como se debe, y que vale la pena señalar, hoy también se encuentra amenazada debido a que los países ricos nos tienen en sus listas negras como un destino turístico peligroso.

Al final debemos ser congruentes y entender que nuestro actual sistema de generación de recursos debe cambiar de manera radical y urgente. Los países ya no podemos depender de las materias primas y los recursos no renovables, y mucho menos, del dinero que nos envían nuestros familiares de otros lugares. México debe migrar a la economía del conocimiento, a la generación de tecnología. El ingenio lo tenemos, la capacidad y la voluntad existe; únicamente nos falta mejorar nuestro sistema educativo enfocando a nuestros estudiantes hacia procesos de investigación, creatividad y solución de problemas, solo así generaremos las cadenas de valor que nos ayuden a crecer y a abatir las desigualdades, lo que seguramente nos ubicará en el lugar que merecemos en el mundo actual.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

RICHARD GERVER, BUENAS IDEAS PARA UN SISTEMA EDUCATIVO DIFERENTE

Siempre he comentado que un país con un deficiente sistema educativo está condenado a la pobreza.

México hoy tiene un reto enorme, pues si bien su economía nos es pequeña (somos la 15 economía más grande del mundo), la brecha entre nosotros y los países desarrollados cada vez se hace más grande, muy similar a lo que nos ocurre al interior, los ricos cada vez más ricos y los pobres cada día tienen menos oportunidades.

También he señalado que el enfoque actual de nuestro sistema educativo en el “conocimiento con fin último”, es un grave error, pues los países exitosos en este aspecto, como Finlandia, han decidido centrar su sistema en la persona, a fin de que el se humano fortalecido reciba el conocimiento como una consecuencia.

Hace unos días un diario español entrevistó a uno de los más reconocidos expertos de su generación, en educación en el mundo, el londinense de 42 años Richard Gerver, quien defiende su postura de  que “las universidades ya no son la respuesta para una vida de éxito”, postura con la que concuerdo plenamente, pero a la que agregaría, que gran parte de la educación inicial y las universidades en el mundo, ya no son la respuesta que requerimos.

Gerver, quien logró transformar un centro educativo de su país con pésimos resultados académicos en uno de los mejores, comentó que su única clave fue la motivación: Para que la educación sea la mejor necesitamos tener pasión, creer, ser auténticos, y nada de esto estaba pasando, porque los profesores no sentían emoción y cuando estaban dando clases no transmitían pasión a los niños. Los niños son muy buenos para percibir cuando realmente ellos nos importan”.

El cambio en el sistema educativo debe ser inmediato pues ya no sólo se exportan mercancías, hoy el mejor capital intelectual de un país  va a otros, buscando crecimiento y desarrollo.

Sobre un cambio de paradigma, comenta: “A mucha gente le da miedo porque la dimensión del cambio que es necesario es enorme. Se trata de un cambio muy drástico en la cultura y necesitamos empezar a tener conversaciones: ¿qué debería ser la educación?, ¿qué queremos que nuestros hijos sean como seres humanos?, ¿qué necesita el mundo económico de nuestros niños?, ¿qué necesita la ecología de nuestros niños?, ¿cuál es el clima social que necesitamos para nuestros niños? Y después, comenzar a reconstruir el sistema educativo”.

Para este investigador el emprendimiento debería ser la clave en el nuevo modelo educativo mundial, y comenta: “Aún tenemos un sistema que enseña a los niños lo que tienen que aprender, se les dice lo que es importante y luego existe un examen sobre eso. La mayoría de los empleados llegan a su puesto de trabajo esperando que les digan qué hacer y como hacerlo, una cultura en la que predomina el control. Pero el futuro de los países tiene que ser construido sobre el espíritu emprendedor, ya no somos una sociedad con grandes compañías que nos van a emplear el resto de nuestras vidas y nos van a pagar buenos salarios y buenas pensiones. Por eso necesitamos movernos de esta atmósfera de control a una de fortalecimiento”.

La realidad es que el mundo necesita educar de manera diferente, pues quedarnos en la comodidad nos podría llevar a más años de pobreza y desigualdad. El gobierno no debiera ser el único responsable de la educación, bastaría con solo ser una pieza más en el esquema de familias, empresarios y gobierno, todos unidos desarrollando el educando que el país necesita para crecer y ser competitivo.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx