NUESTRA EDUCACIÓN SUPERIOR FUNDAMENTAL PARA UN FUTURO EXITOSO

Nuestros jóvenes egresados de las preparatorias inician ahora un periodo complejo en sus vidas: escoger una profesión y una universidad para estudiarla.

Aguascalientes posee un buen sistema educativo, buenas universidades públicas y privadas, pero lastimosamente también cuenta con un sinnúmero de “universidades” que forman mediocremente a sus estudiantes.

Si partimos de que el capital intelectual es el mayor valor agregado para un país, una región, la educación superior se convierte en el elemento toral para que la economía crezca.

Lastimosamente nuestras autoridades educativas no han sido capaces de frenar la mercantilización de la educación superior, por tal motivo hoy contamos con instituciones, que no debieran llamarse universidades, formando con muchas carencias a los jóvenes, quienes se integrarán en escasos años al sector productivo de la entidad.

Aguascalientes suma casi 50 universidades, de las cuales escasamente 10 cuentan con los estándares que se requieren para una formación integral que augure a los estudiantes las herramientas para enfrentarse al complejísimo mundo en el que vivimos.

¿Qué analizar a la hora de escoger una universidad?

Considero que un egresado de preparatoria debe revisar en las opciones que él considere adecuadas para su formación, los siguientes aspectos:

1-    Nivel académico.Deben revisar si la institución ha ganado concursos, si cuenta con certificaciones, con publicaciones, tiene apoyo de tutores, entre otras.

2-    Calidad de los Maestros. Los Maestros son el “corazón” de una Universidad. Debemos revisar el nivel académico de los mismos, su hoja de vida, su relación con el sector productivo.

3-    Instalaciones. Una universidad debe contar con los espacios adecuados para el buen desarrollo de la vida estudiantil.

4-    Investigación. Una universidad que no produce conocimiento, no debería llamarse universidad, así que conocer algunas de las líneas de investigación de la universidad es fundamental para medir la calidad con que trabaja.

5-    Fomento al deporte. Una buena universidad siempre promoverá el deporte entre sus alumnos, ya sea a nivel competitivo o recreativo.

6-    Desarrollo cultural. La cultura es un pilar fundamental en cualquier universidad. Debemos revisar el plan de desarrollo cultural de la institución.

7-    Internacionalización. En un mundo globalizado, es fundamental tener la posibilidad de cursar algunas materias o ciclos en el extranjero. Una buena universidad ofrecerá estas posibilidades.

Sumado a estos puntos, una Universidad debe desarrollar habilidades particulares en sus alumnos, como: emprendimiento, toma de decisiones, resolución de problemas, mediación, creatividad como modo de vida, capacidad de adaptación, resiliencia, entre otras.

México necesita de mejores profesionistas competitivos, por lo que debemos pugnar por contar con instituciones serias que nos ayuden a fortalecer nuestro capital intelectual. Ojalá que los jóvenes sean lo suficientemente inteligentes para entender que una buena educación será una excelente herramienta para forjarse un futuro exitoso.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

IRRACIONALIDAD ACEPTADA, LA SALIDA DE TRUMP

Definitivamente estamos en un planeta que decidió vivir una irracionalidad aceptada. Cada año talamos más 10 millones de hectáreas de bosques; en América Latina destruimos 20 hectáreas de bosques cada minuto. Anualmente estamos enviando 6 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, lo que ocasiona gravísimos problemas de salud que están llevando a la muerte a cerca de 2 millones de personas cada año.

Según datos de investigadores norteamericanos, el hielo polar se derrite a un 9 por ciento por década y el grosor del hielo ártico ha perdido un 40 por ciento desde los años 60´s. El año pasado ya tuvimos la primera migración de una comunidad en Alaska debido a inundaciones por el cambio climático.

Como podemos observar, nuestro planeta azul se sostiene con “dos hilitos”, por lo que el convencimiento de nuestros gobernantes en el tema, es fundamental para alargar su vida.

Desde esta perspectiva, duele demasiado que el presidente del segundo país más contaminante del mundo, Estados Unidos, abandonara el Acuerdo de París el cual se refiere a un compromiso dentro del marco de la ONU, sobre el cambio climático que establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Donald Trump decidió abandonar el acuerdo debido a sus compromisos de campaña de desarrollar y potenciar la economía de Estados Unidos al costo que fuese. Como diría el periodista David Santos Gómez: “Donald Trump lo escenifica todo. Lo culmina todo. Parado en la rosaleda de la Casa Blanca para acabar con la participación de Estados Unidos en el acuerdo medioambiental de París, mientras miente descaradamente para justificar sus irresponsabilidades. Su libreto no supera un detector de mentiras, pero qué más le da a él o los que lo aplauden, si con el poder en sus manos la verdad es apenas una masa que se estira a conveniencia”.

La realidad es que a nuestro planeta lo hemos venido destruyendo poco a poco, y lo podemos resumir en tres aspectos principalmente: La destrucción del medio ambiente, la pérdida decidida de valores y la lamentable distribución de la riqueza (los 85 hombres más ricos del planeta tienen lo mismo que 3.500 millones de personas).

La esperanza en la tierra surge cuando encontramos líderes como el presidente de Francia Emmanuel Macron quien está convencido del grave problema que enfrenta nuestro planeta y la sociedad en sí.

En su discurso posterior a la salida de Estados Unidos del Acuerdo, el presidente invitó a todos los científicos, ingenieros y empresarios preocupados por el medio ambiente, además de ciudadanos decepcionados por las decisiones del presidente Trump, a irse a trabajar de la mano del gobierno francés para encontrar soluciones tangibles que nos ayuden a mitigar el cambio climático. Aseguró de manera esperanzadora, que Francia no bajará la guardia y trabajará cada día por hacer al planeta grande de nuevo (make the planetgreat again).

Excelente noticia para un mundo que tristemente se sigue moviendo únicamente por intereses económicos, olvidando que existiremos únicamente mientras tengamos donde vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

LAS NUEVAS HABILIDADES

Hace unos días escribía sobre las profesiones que según un estudio de una universidad canadiense serían las más demandadas en 20 años; expertos en nostalgia, expertos en recuperación de la naturaleza, diseñador especializado en basura, expertos en simplicidad, terapeutas para el final de la vida, consejero de robots, entre otras.

La realidad es que el sistema educativo nos ha formando para obtener otro tipo de habilidades que hoy no se vuelven relevantes, entre ellas, la memorización. En el actual sistema, quien memoriza bien, es bueno, los demás “no sirven”. Esto es una completa aberración pues el mundo moderno nos exige habilidades diferentes como la capacidad de tomar decisiones, la de adaptarnos ante entornos diferentes y complejos, la capacidad de resolver problemas, la de usar la creatividad como modo de vida, el saber ser emprendedor, saber resolver situaciones bajo altísima presión, entre otras, lo que nos obliga a realizar un cambio radical a los sistemas educativos si pretendemos ser competitivos en el mundo global en el que vivimos.

Hace unos días William Henry Gates III, más conocido como Bill Gates comentó algunos puntos interesantes dirigidos a los jóvenes del mundo.

“Estimada clase 2017, felicitaciones. Han logrado algo que yo nunca logré: obtener un título universitario”. Así comenzó su discurso a jóvenes, el hombre más rico del planeta.

Para Gates los jóvenes del mundo deberían enfocarse a carreras como inteligencia artificial, energía y biociencia, ya que desde estas áreas se podría impactar a millones de personas. Para Gates, un filántropo de corazón, las personas y sus desigualdades se han convertido en un gran problema a resolver por la humanidad.

Sobre la inteligencia artificial comentó que hay que aprovechar todos los caminos que hagan mas productiva y divertida la vida de las personas.

En cuanto a la energía comentó que ésta debe ser limpia, asequible y confiable para poder mejorar a la humanidad y alejar el cambio climático.

En cuanto a la biociencia, Gates comentó que es importante, pues ayudaría a darle a las personas, vidas más largas y saludables.

Para el magnate el rodearse de personas que nos reten, enseñen y presionen a ser mejores, es el camino para lograr algo en la vida, pues la comodidad nos lleva  a estados de pasividad que poco aportan.

Este mundo complejo en el que vivimos nos exige otras habilidades diferentes a las que desarrollaron nuestros padres y que nos fueron inculcadas en las escuelas, aunque los valores seguirán siendo el cimiento firme de un ser humano, los sistemas educativos deben centrarse en entender a cada estudiante para potenciar sus fortalezas y disminuir sus debilidades, ya que la formación “tipo manda” donde todos eran encasillados en un mismo estilo de aprendizaje lleva a la gran mayoría de los estudiantes a sufrir procesos complejos para entender y adaptarse al mundo real.

México inicia con un nuevo modelo educativo el cual lleva por lema: La escuela al centro, ojalá que su aplicación nos lleve a mejorar el procesos, formando los estudiantes que el país necesita para ser mejor, disminuir las desigualdades y competir en el complejo mundo en el que nos ha tocado vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

ESTADO DE VIOLENCIA: NUESTRA REALIDAD

Hace unos días el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos entregó las conclusiones del estudio Armed Conflict Survey 2017 en el que ubica a México como uno de los países más violentos del mundo, con índices cercanos a los de Siria. De inmediato la Secretaría de Relaciones Exteriores en conjunto con la Secretaría de Gobernación externaron su rechazo categórico sobre los resultados señalando que el estudio carece de rigores técnicos y metodológicos y que el país considera que la tasa de homicidios es mucho más alta en países de la región tales como Honduras, Venezuela, Colombia o Brasil… increíble creer que si “tapamos el sol con un dedo”, resolvemos todos nuestros conflictos.

Según la Secretaría de Gobernación desde el inicio de la presidencia de Enrique Peña Nieto se han asesinado a 79.344 mexicanos. En marzo del presente año se asesinaron 2.020 personas, y según el periodista Jorge Ramos: “Si continúa el promedio mensual como hasta ahora, hasta diciembre de 2018, cuando Peña Nieto entregue la presidencia, su gobierno será el más violento en la historia moderna de México. Superaría, incluso, los 104.089 muertos de la presidencia de Felipe Calderón”.

Según Ramos, durante la presidencia de Peña Nietro se han secuestrado 5.692 personas, además de que hoy somos señalados como uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo, junto con Siria, Somalia y Afganistán.

La realidad es que México se desangra frente a nuestra cara y ante la pasividad de nuestros gobiernos. La guerra generada por la delincuencia común y el narcotráfico ha llegado a números inimaginables que nos obligan con urgencia a repensar la estrategia.

Estados Unidos, el principal consumidor de nuestra droga, “camina” con tranquilidad ante el tema y más con un presidente que ha decidido trabajar lo menos posible con nuestro país, por lo que es momento de plantear nuevas estrategias que nos ayuden a disminuir la guerra que hoy vivimos y que las autoridades se niegan a aceptar.

Desde mi punto de vista debemos llevar a cabo algunas acciones, como:

1-    Pensar en la posibilidad de una legalización de las drogas, usando modelos probados como los de Suiza, Holanda o Portugal.

2-    “Limpiar” de corrupción a nuestra policía. Pareciera una tarea imposible, pero si logramos sanciones ejemplares además del cumplimiento de la ley, lograremos este sueño. Algunos países como Colombia nos han mostrado el camino.

3-    Somos un país pobre (70 millones según la OCDE), necesitamos más oportunidades para quienes su único camino es la delincuencia. Esto solo lo lograremos fortaleciendo el consumo interno y apoyando la empresa mexicana. Alemania es un excelente ejemplo de cómo salir adelante creyendo en su gente y su empresa.

4-    Cerrar la puerta al ingreso de armas ilegales de Estados Unidos.

5-    Crear un sistema de ciudadanos vigilantes, donde, con seguridad, podamos señalar a quienes cometen actos ilegales y se investigue con severidad cada acto. En definitiva, hacer que las instituciones funcionen.

Ideas sobran, quizás las ganas de los ciudadanos estén diezmadas ante la impunidad que vive México. Pero no debemos olvidar que lo que hagamos o dejemos de hacer, nos llevará a construir o a destruir el gran país en el que vivimos.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

HERRAMIENTAS DEL NUEVO MAESTRO PARA UNA GENERACIÓN DIFERENTE

En algún escrito señalé que nuestro sistema educativo fue concebido en el siglo XIX, es impartido por maestros del siglo XX, para alumnos que nacieron en el siglo XXI. Para iniciar, el sistema educativo fue creado con un fin específico de industrialización muy diferente a los objetivos que perseguimos en la actualidad, y por otro lado, es completamente obvio que existan diferencias complejas entre las generaciones de maestros y alumnos, pues los cambios en los últimos 50 años han sido abrumadores.

Debemos entender a la generación a la cual educamos, pues son jóvenes completamente tecnológicos, bastante informados (un niño de 5 años tiene más información que un emperador romano), críticos y aparentemente “desinteresados”.

El sistema educativo y sus maestros en específico, tenemos un gran reto para lograr potenciar las habilidades de los jóvenes minimizando las diferencias. A continuación presento una lista de metodologías que el maestro moderno tiene la obligación de conocer y aplicar, en cualquier nivel educativo en el que esté laborando:

1-        Aula Invertida:es un modelo pedagógico en el que los elementos tradicionales de la clase impartida por el profesor se invierten, los materiales educativos primarios son estudiados por los alumnos en casa y luego, se trabajan en el aula.

2-        Aprendizaje Basado en Proyectos:este modelo permite a los alumnos adquirir conocimientos y competencias clave a través de la elaboración de proyectos que se enfocan a problemas de la vida real.

3-        Aprendizaje Cooperativo: “Más fuertes si trabajamos juntos”. Así se podría resumir de forma sencilla el aprendizaje cooperativo, una metodología usada para agrupar a los estudiantes y así, impactar en el aprendizaje de una manera positiva.

4-        Gamificación: Es la integración de mecánicas y dinámicas propias de juegos y videojuegos en entornos no lúdicos; se practica desde hace tiempo pero ha sido en los últimos años cuando el fenómeno ha adquirido una dimensión sin precedentes, siendo una de las apuestas recurrentes de los expertos del sector cuando analizan las tendencias actuales y futuras de la industria educativa.

5-        Aprendizaje Basado en Problemas:es un proceso de aprendizaje cíclico compuesto de muchas etapas diferentes, comenzando por hacer preguntas y adquirir conocimientos que, por su vez, llevan a más preguntas en un ciclo creciente de complejidad.

6-        Design Thinking: este modelo permite identificar con mayor exactitud los problemas individuales de cada alumno y generar en su experiencia educativa la creación y la innovación hacia la satisfacción de los demás.

7-        Aprendizaje Basado en el Pensamiento: es un modelo que desarrolla destrezas del pensamiento más allá de la memorización, generando un pensamiento eficaz aplicado a la realidad.

Quienes nos dedicamos a educar tenemos un gran compromiso con el desarrollo del país, pues la educación se convierte en la diferencia entre la pobreza y la riqueza de un país.

Los “viejos” maestros deben hoy entender que esta nueva generación no es ni mejor ni peor que la nuestra, es una generación con habilidades diferentes que representa un gran reto para quienes cada día formamos a los educandos que en poco tiempo dirigirán a México.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Entonces… ¿Cómo Educar?

Mucho he podido señalar acerca de los complejos problemas que vive el sistema educativo mexicano principalmente debido a la pérdida de competitividad, comparándonos con los países con los que competimos.

Mientras nosotros luchamos por una nueva reforma educativa, el mundo desarrollado habla de una mega transformación en la educación.

Según un estudio realizado en Canadá, en el 2030 las carreras más demandadas serán: expertos en nostalgia, expertos en recuperación de la naturaleza, diseñador especializado en basura, expertos en simplicidad, terapeutas para el final de la vida, consejero de robots, entre otras, y lo más impresionante aún, es que según este estudio todos los niños que hoy cursan primero de primaria se ubicarán en trabajos que hoy no existen.

Si nuestro actual sistema educativo forma para actividades que no existirán entonces ¿dónde nos deberíamos enfocar?.

La pregunta es compleja, pues las transformaciones son radicales. Según el periodista Javier Jiménez los gigantes de Silicon Valley están contratando a gente que no tiene estudios universitarios. Algunas empresas están empezando a dejar de mirar los expedientes y están empezando a fijarse en las habilidades. Para estos “monstruos” de la tecnología, hoy es mucho más importante el trabajo en equipo, la resiliencia, al ética, la responsabilidad, el compromiso, la lealtad, entre otros, que los laureados títulos de las grandes universidades del mundo.

Y si hablamos del Silicon Valley en específico, la diversidad étnica también es fundamental, pues vemos por ejemplo que una empresa como Apple tiene en su equipo al 55% de raza blanca, 15% asiáticos, 11% hispanos y 7% de raza negra o Pinterest donde el 42% son asiáticos.

Particularmente creo que las universidades y el sistema educativo en general, debiera centrarse en otras habilidades diferentes a solo el conocimiento como fin último. Enseñar a tomar decisiones, asumir riesgos, a ser resiliente, a tener habilidades sociales, entre otras, se convierten en herramientas fundamentales para cualquier profesión, pues el mundo está entendiendo que la memoria no es la principal habilidad en nuestros días, pues el conocimiento se duplica en el mundo cada 4 años y próximamente se duplicará cada año, así que memorizar se convertirá en una habilidad más, de muchas otras significativamente más prioritarias para el éxito.

Tristemente nuestro sistema educativo sigue priorizando la memorización como elemento fundamental y divide a los alumnos entre buenos, los que memorizan bien, y malos, los que tienen otras habilidades. Es lamentable como los sistemas educativos lleven al fracaso a un sinnúmero de estudiantes que tienen otras habilidades diferentes a la memorización y que terminan no encajando en un sistema como el de México que sigue centrado (inclusive con la nueva reforma) en el conocimiento como fin último y no en la persona como debiera ser.

México necesita un proceso de disrupción radical en el sistema educativo si pretende salir del tercer mundo y de la dolorosa pobreza que nos agobia, pues es bien claro que el camino a la pobreza es la autopista de la ignorancia.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

EL CONOCIMIENTO: La Nueva Riqueza

En la revolución industrial el mayor valor para un país eran sus fábricas y su capacidad de vender los productos al mundo.

En la actualidad las fábricas e instalaciones pasaron a un segundo plano convirtiéndose el capital intelectual en el mayor valor agregado para un país.

Desde este punto de vista el sistema educativo se convierte en el mejor soporte que una nación tiene para formar a los profesionistas que den valor a las economías.

Por tal motivo, la pérdida constante de competitividad de nuestros educandos en comparación con los de los países con los que competimos, se convierte hoy en el mayor obstáculo que México tiene para crecer y dejar atrás las desigualdades que nos han llevado a estar sumidos en el tercer mundo.

Bien vale la pena analizar algunos datos de los países con los que competimos. Por ejemplo, Estados Unidos cuenta con un población de 318 millones de habitantes, tiene aproximadamente 28 millones de empresas y genera alrededor de 159 mil patentes al año. Corea de Sur, un país que “se moría de hambre” después de la segunda guerra mundial, tiene 50 millones de habitantes y genera 18 mil patentes al año.

Otro interesante ejemplo es China quien cuenta con 1.300 millones de habitantes, posee cerca de 45 millones de compañías y produce 8.700 patentes cada año.

¿Cómo está nuestro México?

Nuestro país cuenta con cerca de 122 millones de habitantes, posee cerca de 5 millones de empresas y produce poco más de 200 patentes cada año… lamentable.

Si hablamos de que el capital intelectual es el principal valor agregado para un país, podemos entender claramente nuestro atraso sustentado en un sistema educativo caduco que no genera los educandos que la economía mexicana requiere para crecer y desarrollarse de una mejor manera.

Personalmente considero que el poderío de Estados Unidos en el mundo se debe a dos razones principales, una al control de los mares con las armas, y el otro al control del conocimiento (patentes). Pero esto no es circunstancial, pues desde inicios del siglo XIX (1820) Estados Unidos promovía todo un sistema creativo de generación de ideas patentables, que llevaban a muchos a conseguir riqueza y a generar desarrollo. Un caso especial fue el de Thomas Alba Edison quien logró desarrollar 1.093 patentes registradas a su nombre en Estados Unidos y 1.500 en todo el planeta, una de ellas el telégrafo que le valió un ingreso de 10.000 dólares al venderlo a Western Union.

Un esquema interesante en los Estados Unidos de este tiempo, fue la unión de los banqueros con inventores, por medio de financiamientos para la generación de inventos. Hoy Israel hace algo similar, en una triada que conjunta a los inventores, al gobierno, y a los capitales privados en proyectos de desarrollo que han llevado a Israel a convertirse en un referente mundial en la generación de nuevas patentes.

En México es muy diferente. El gobierno no llega al 1% de inversión del PIB en ciencia y tecnología, los bancos no creen en los inventores y el capital privado prefiere negocios seguros en lugar de apoyar a la generación de nuevas ideas.

Esta es nuestra realidad, la de un país pobre que sustenta su desarrollo en un sistema educativo obsoleto que difícilmente llegará a formar los educandos que necesitamos. Ojalá que la nueva reforma educativa nos lleve, por lo menos, a iniciar ese cambio, uno que nos ayude a ubicarnos en el lugar que merece un país que tiene TODO para ser grande.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

¿Por qué nos cuesta tanto ser felices?

Cada día vemos más personas con estrés, depresión y sin encontrar sentido a sus vidas. Unos creen que el dinero es el objetivo principal, otros, que el ser famosos, algunos mas piensan que la salud, pero al final tenemos una sociedad que interactúa poco, sufre mucho y no es feliz.

Desde hace 75 años la Universidad de Harvard inició un estudio para tratar de entender el factor o los factores que generan más felicidad en las personas.

Escogieron dos grupos de estudio, uno donde sus integrantes vivían en condiciones económicas altas, y otro, fueron personas que vivían en pobreza. Durante 75 años han estado evaluando de manera médica y psicológica a cada uno de los integrantes de los dos grupos para logar entender si existen conexiones entre salud y felicidad.

Recientemente el grupo de estudio, decidió trabajar con un nuevo grupo de jóvenes “Millennials” a quienes les preguntaron sobre cuáles serían los elementos que los harían felices. El 80 por ciento de la muestra comentó que el dinero les daría la felicidad mientras que un 10 por ciento más comentó que ser famosos los haría felices.

Durante los 75 años de estudio, han encontrado resultados maravillosos, dándose cuenta que los mayores momentos de felicidad de los dos grupos iniciales se encontraron en la construcción de buenas relaciones sociales. Mientras más fuertes y estrechas relaciones sociales se tuvieron, más felices fueron y mejor salud tuvieron… maravilloso.

Cada dos años un equipo especializado de la Universidad de Harvard se acerca con los participantes del estudio (que ya pasan de los 90 años y algunos han muerto) para evaluarlos físicamente con muestras de sangre y exámenes del cerebro, pero lo más importante es que cada dos meses los participantes llenan pruebas desarrolladas por la investigación, la cual hoy es dirigida por el Dr. Robert Waldinger (quien ha sido el 4º director del estudio) y las conclusiones preliminares, pues el estudio sigue, arrojan que la felicidad en las personas no depende del dinero, los logros, la pobreza o la riqueza, depende claramente de la capacidad de generar relaciones sociales fuertes y profundas con la familia y la demás gente que nos rodea y mejor aún, mientras más fuertes sean estas relaciones sociales, mejor es la salud de las personas.

Todo este estudio nos debería llevar a pensar en nuestras nuevas generaciones, los Millennials, los Centennials, generaciones denominadas “solas”, a quienes les cuesta mucho socializar, generaciones que se han formado muy lejanas a sus padres, generaciones a las que la tecnología los ha atrapado de tal manera que los han alejado de la calle y de los parques, donde normalmente se generaban los mejores amigos.

Por tal motivo las escuelas hoy se vuelvenen el mejor espacio para ayudar a los niños a construir buenas y fuertes relaciones sociales. El trabajo en equipo, la mediación y la socialización en sí, se vuelven fundamentales para esta nueva sociedad tecnológica aislada del mundo de la convivencia.

Entiendo que la conectividad digital es importante, pues hoy podemos tener amigos o conocidos en cualquier parte del mundo, viéndolos de manera constante usando la tecnología. Quizás debamos entender mejor esta nueva manera de socializar, una donde no se toca al otro físicamente, una donde no se suda al correr en la calle… una nueva manera de socializar que aún no entendemos y que quizás debemos estudiar para saber si fortalece o disminuye la capacidad de ser felices.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

UN BUEN PADRE DE FAMILIA ES…

Estamos en medio de una nueva Feria Nacional de San Marcos y los padres de familia la siguen sufriendo.

Para los jóvenes la feria es un espacio diferente donde se permiten ciertas libertades que durante el año están prohibidas.

Para las autoridades que nos gobiernan es un buen momento para mostrar nuestra belleza a invitados especiales y a otras autoridades nacionales e internacionales, pero también se convierte en el “gran problema”, debido al incremento de inseguridad que atrae el festejo abrileño.

Para los padres de familia la feria puede ser el gran dolor de cabeza, pues generalmente los jóvenes sobrepasan los límites durante el festejo.

Según el Gobernador del Estado la derrama aproximada de recursos durante la feria es de 8.000 millones de pesos, beneficio que contrasta significativamente con los cerca de 1000 detenidos que puede tener un fin de semana de feria, debido a diferentes faltas administrativas.

No cabe duda que la feria es un excelente evento que transforma nuestra ciudad durante casi un mes, pero la realidad es que el incremento en los delitos, el consumo excesivo de alcohol, los accidentes y diferentes problemas, hacen que para muchos la feria se convierta en un gran dolor de cabeza.

Para el Consejo Interuniversitario Contra las Adicciones en el día a día (sin feria o con feria), el 70 por ciento de los universitarios del estado han probado drogas ilegales en su vida, y poco más del 80 por ciento son consumidores habituales del alcohol, lo que significa que toman semanalmente de una a dos copas. Esta es nuestra realidad, la de una juventud que excede límites y es cada día más cercana al consumo de drogas licitas e ilícitas.

Considero que el delicado problema en el aumento del consumo de drogas lícitas e ilícitas entre los jóvenes no es la feria o la zona de antros de la ciudad, el verdadero problema son unos padres de familia que han creído que un “buen colegio” es la solución para evadir la responsabilidad de educar a los hijos en límites y valores; unos padres que prefieren dar regalos y dinero a sus hijos antes que tiempo juntos, e historias inolvidables.

Mientras más solos crezcan nuestros hijos, más tentaciones y salidas fáciles tendrán para ingresar a un mundo complejo de adicciones, un mundo que seguramente los destruirá y les generará daños irreversibles.

Educar en el amor significa tener tiempo valioso con nuestros hijos (y no cantidad), significa escuchar con empatía, poniéndose en sus zapatos. Significa poner límites claros y estrictos frente a situaciones que pudieran ser amenazas. Significa vigilar inteligentemente a sus amigos y lugares de reunión. Significa hablar y ganarse su confianza.

Ser un buen padre de familia no es ser amigo de su hijo (los padres NO somos amigos de los hijos), es ser un guía que camine siempre a su lado, entendiendo su realidad, su generación, pero cimentando los valores, habilidades y seguridad que le ayuden en los momentos más difíciles de su vida, para convertirlos en energía creativa.

Ser un buen padre de familia es guiar con amor sin invadir la integridad, es instruir con firmeza sin agredir, es escuchar sin juzgar, en definitiva, es amar profundamente con el corazón, pero desde la razón.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

EL SABROSO “CALDO” DE GENERACIONES

Para el escritor Jorge Cuevas hoy pasamos de la era de la mejora continua al de la reinvención continua, y es muy cierto pues en este siglo solo tenemos seguro algo en el tema empresarial, y es que las fórmulas exitosas expiran si no nos adaptamos rápidamente a los cambios del mundo.

El sistema educativo mexicano pasa por un momento complejo pues varias veces hemos escrito sobre lo desastroso de enfocar éste en el conocimiento y no en la persona, como lo hacen varios de los sistemas educativos exitosos en el mundo.

Quizás las mayores habilidades que el sistema educativo debiera formar antes que la acumulación de conocimiento serían la toma de decisiones, la capacidad de resolver problemas, la habilidad de asumir riesgos controlados, la capacidad de adaptación y la habilidad de generar innovación por medio del uso de la creatividad como modo de vida.

En el actual sistema educativo y en la vida diaria empresarial convergen 4 generaciones muy diferentes las cuales se entremezclan e interactúan para lograr objetivos:

Los Baby Boomers que son quienes nacieron entre 1945 y 1965, muchos de ellos son hoy nuestros más experimentados docentes y hábiles empresarios. En esta generación se caracterizan por estar 100 por ciento enfocados a la obtención de resultados, separando claramente las emociones del trabajo. Son tradicionales y en el mundo aún controlan la economía. La mayor área de oportunidad es lograr que sean divergentes, aceptando que otras generaciones también tienen la capacidad de aportar un mayor valor agregado.

Luego tenemos a la Generación X que corresponde a los nacidos entre 1965 y 1982, una generación que ha vivido grandes cambios y transformaciones, se mueven por la ambición y la seguridad, y generalmente trabajan para vivir. Su principal área de oportunidad es entender que pueden existir mejores cosas que las que parecen hoy “perfectas”.

Luego tenemos a los Millenials quienes nacieron entre 1985 y 1995, quienes pronto serán la mayor fuerza laboral en el planeta; prefieren viajar, conocer, que estabilizarse. Son ecológicos, emprendedores y prefieren mejores experiencias en las empresas que prestaciones. Cambian fácilmente de trabajo si se sienten motivados por un nuevo proyecto, son el mayor reto en la actualidad para de los jefes de recursos humanos.

Al final tenemos a los Centenians. Ellos nacieron casi en el año 2000 y hoy son quienes hacen parte del sistema educativo; son ecológicos, tecnológicos, algo irreverentes pero están convencidos de que puede existir un mundo mejor.

Esta mezcla de generaciones es la que convive en el planeta, el éxito para una organización está en la capacidad de obtener lo mejor de cada una de ellas logrando estar siempre vigentes, anticipándose a los cambios pero con la solidez que se requiere para sostenerse en el tiempo.

La experiencia de los Baby Boomers, la capacidad de lucha de la Generación X, la disrupción y la capacidad de emprender de los Millenials, y la tecnología aplicada y las ganas de cambiar al mundo de los Centenians son los elementos que deben tomarse para crear empresas sólidas y que trasciendan en el tiempo.

Nuestro sistema educativo tendrá que entender a cada una (las dos primeras en su mayoría son quienes hoy forman parte de las plantillas docentes y están capacitando a las otras dos), entendiéndolas y siendo capaces de fortalecer el conocimiento en doble vía, pues hoy el aprendizaje no es solo para los alumnos, es para una micro sociedad educativa que aprende y se complementa por medio del trabajo de actores, ya sean profesores, padres de familia o alumnos.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx