S.O.S. PADRES DE FAMILIA

Desde hace varios años he estado impartiendo conferencias a los Padres de Familia sobre la realidad que vive nuestro México, y sobre los problemas que aquejan a los Jóvenes. Drogas, desórdenes alimenticios, violencia, alcoholismo, irreverencia, y el seguimiento de “patrones equivocados” exigidos por los medios de comunicación, son aspectos que se encuentran cercanos al crecimiento de nuestros hijos.

En esta tarea de alertar a los Padres de Familia sobre los “peligros” que viven sus retoños, he conocido a las famosas “mamá gallina” que pretenden defender a sus hijos del mundo real con una sobreprotección abrumadora y dañina; también he visto a los padres “todo poderosos” que aseguran que sus hijos nunca han probado bebidas embriagantes, ni mucho menos drogas, y que sus herederos están “blindados” contra cualquier tipo de problema del común de los adolescentes… también pude conocer a los “padres derrumbados”, quienes definitivamente rompen en llanto ya que después de muchas acciones no han podido controlar los desórdenes de sus muchachos; en fin, cada uno de nosotros tomamos las decisiones que creemos convenientes para su formación; lo que sí me ha llenado de preocupación con el pasar de los años, es que en los foros a los que asisto para mis pláticas, que son los espacios que me ofrecen los colegios durante sus juntas de padres de familia, son cada vez menos los padres que asisten. Hace una década generalmente asistían papá y mamá quienes buscaban conocer el estatus académico y disciplinar de su hijo. Hace quizás 5 años, ya eran muy pocas las parejas que asistían juntas a estas reuniones, y ahora, cuando las cosas se han tornado mucho más complejas en cuanto al consumo de drogas y alcohol, son muy pocos los que asisten a estos espacios donde los colegios apoyan, capacitan y guían a los padres en el manejo de las complejas situaciones que hoy aquejan a los muchachos.

Debido a la situación económica que vive México, es común que padre y madre deban trabajar para mancomunadamente asumir los gastos del hogar, pero debido a estos compromisos hemos dejado el total de la formación y guía de nuestros hijos en manos de los colegios, quienes definitivamente no pueden forjar el total de los “cimientos” que el joven necesita para asumir el camino correcto.

La educación es un proceso tripartita de actores; por un lado está el joven con su esfuerzo diario, por otro, el colegio con su instrucción académica, pero el tercero, y desde mi punto de vista el más importante, la familia, quien debe ser la gestora de la esencia que ayudará a los jóvenes a contar con las herramientas de valores y actitudes que le ayuden a una correcta TOMA DE DECISONES que encaminen su vida por un adecuado camino.

Hoy nuestros hijos viven un momento complejo donde diariamente estás expuestos a gravísimos problemas que los podrían llevar a dolorosos caminos de destrucción familiar y personal, y el peor error que los padres podemos cometer, es creer que los colegios (sin importar su calidad) serán la única herramienta que conduzca su formación.

Hoy los papás debemos estar un paso adelante de ellos. Debemos conocer físicamente las drogas para detectarlas en nuestra casa, pero no únicamente conocerlas, sino saber qué hacer si las encontramos en sus espacios. Hoy los papás tenemos la obligación de capacitarnos para detectar si nuestros hijos han consumido drogas o presentan síntomas de sufrir un desorden alimenticio. Hoy definitivamente nuestra tarea es educarnos para entender y conocer con detenimiento los “males” que ellos afrontan en su diario acontecer, para desde allí poderlos guiar y ayudar, buscando eliminar el problema.

Ya basta de decir que no tenemos tiempo o que nuestras ocupaciones son muchas por el sustento del hogar; en juego se encuentra el futuro de esos niños que si los llevamos por el buen camino serán los únicos capaces de transformar este mundo complejo que los “adultos” hemos construido en el último siglo.

UN 10 PARA LORENA…

En los años 90´s Medellín, Colombia, era considerada la ciudad más peligrosa del mundo. Narcotráfico, pandillas denominadas “combos”, paramilitares y guerrilla, generaban un caos que llevaron a esta importante ciudad sudamericana a “tocar fondo” como diría alguna vez el actual Director de Planeación de esta ciudad, Mauricio Faciolince Prada.

Hoy Medellín, capital industrial de Colombia, ha logrado transformar, gracias al trabajo decidido de su sociedad, el odio en esperanza y la violencia por capital de trabajo, ubicándola en la actualidad como una de las ciudades más seguras y con mayor crecimiento y desarrollo de Sudamérica.

Según sus autoridades, Medellín lleva varios años sin un solo secuestro, ha logrado bajar sus índices delictivos a un nivel “aceptable” para una ciudad de un país subdesarrollado, y ha conseguido por medio de la educación, el camino para transformar una sociedad que vivió las atrocidades de una violencia que parecía no tener solución.

Quizás este fue el análisis que realizó nuestra alcaldesa electa de Aguascalientes, quien recientemente realizó un viaje a varias ciudades de Colombia con los objetivos principales de conocer la transformación de Medellín de una violencia inmanejable, a una ciudad moderna, incluyente y con un potencial de crecimiento increíble. La Licenciada Lorena Martínez tuvo la posibilidad de conocer las estrategias que se llevaron a cabo durante poco más de 10 años para lograr el cambio de rumbo de esta ciudad.

Otra interesante visita de la Licenciada Martinez y su equipo, fue a la Escuela General Santander de Bogotá, donde se lleva a cabo la capacitación de la Policía Nacional de Colombia; en este lugar, el General Brigadier Edgar Orlando Vale Mosquera, Director Nacional de las Escuelas de Policía de Colombia, se comprometió a brindar el apoyo necesario en la capacitación de nuestra policía de Aguascalientes.

La realidad es que muchas veces pretendemos descubrir el “hilo negro” en la solución de un problema, cuando en experiencias cercanas quizás se encuentre la solución a la dolencia que nos aqueja…bien por la alcaldesa electa; creo que es una excelente decisión el analizar las experiencias vividas por un país que sufrió los dolores de la violencia que hoy aqueja a nuestro México.

El tema de seguridad sigue presente en los habitantes de nuestra ciudad, por lo que el trabajo de la Lic. Martínez previo a la toma de posesión de su cargo, es un excelente avance que nos vislumbra el profesionalismo y el compromiso con el que pretende conducir los destinos de nuestra ciudad capital.

En Latinoamérica y el mundo entero tenemos muchos ejemplos que contemplar como parámetros que nos ayuden a tomar decisiones importantes para hacer de nuestro Aguascalientes lo que siempre hemos soñado. Bien por la presidenta municipal electa quien está llevando a cabo un excelente trabajo previo al inicio de labores, lo que por supuesto nos augura un buen futuro para la ciudad.

EL CAMBIO QUE NOS OBLIGA A DECIDIR…

Ya son más de 100 municipios veracruzanos declarados en desastre y la lluvia no cesa de caer. México, nuestro querido México, hoy vive una de sus peores épocas. Desastres continuos en diferentes puntos de la República, delincuencia imparable, corrupción, narcotráfico, pobreza creciente, etc., etc.

La realidad es que atravesamos por una etapa compleja de nuestra existencia que nos obliga a detenernos para analizar lo actual, y planear ante el futuro. No todo lo que hoy vivimos es culpa nuestra. Desde hace varios años las organizaciones ambientalistas del planeta nos han venido alertando de las consecuencias catastróficas debido al calentamiento global. Nuestro planeta tierra, ese gigante azul, hoy está más amenazado que nunca.

En una reciente conferencia dictada en la Universidad Cuauhtémoc por el Presidente de The Climate Project México, fundación del Vicepresidente estadounidense Al Gore, ambientalista y ganador del Premio Nobel de la Paz en el 2007, se nos explicó y alertó sobre lo que hoy vive nuestro planeta y las consecuencias que México tiene y tendrá, en el corto plazo. Por un lado debemos entender que los huracanes (que hoy son mucho más devastadores) han cruzado nuestras tierras siempre, pero hoy, debido al calentamiento global, las evaporaciones de agua son mayores generando huracanes más poderosos, además de que al entrar al Golfo de México están potenciando su poderío debido a que las corrientes marinas impulsan su fuerza por las mayores temperaturas que ahora tiene en agua… en fin, lo que hoy vivimos en nuestro territorio es consecuencia de un daño profundo que le hemos causado a la tierra. Nuestra inconsciencia hoy nos está generando graves consecuencias que seguramente nos limitarán nuestro desarrollo, ya que muchos de los recursos que el país tenía destinados a proyectos de crecimiento, hoy tendrán que ser aplicados para la reconstrucción de las ciudades y al apoyo de las familias que hoy no la están pasando bien.

Ante este panorama, inmediatamente decidimos culpar a las grandes potencias por el abuso de los combustibles, lo que nos ha encaminado a la gran catástrofe que hoy nos asusta. La realidad es que nosotros, una economía mediana en el mundo, hemos hecho poco por apostar por un planeta diferente. Seguimos produciendo energía contaminante; recordemos que el 75% de la energía que México consume, es derivada de hidrocarburos, con sus conocidas consecuencias para la atmósfera. Estudios de instituciones serias han presentado proyectos en México, donde con inversiones medianamente costosas y con un espacio relativamente pequeño en el desierto mexicano, se podrían instalar celdas solares que proveerían de toda la energía que el país necesita día con día. En definitiva, en el tema climático, son muchas las voces que se levantan a favor de nuevas estrategias que nos ayuden a mitigar el daño que para algunos ya es irreversible. Desde mi punto de vista debemos tomar el toro por los cuernos y cada quien aportar desde nuestro hogar en el cambio de hábitos que ayuden en esta transformación. Todos sabemos que reciclando la basura, utilizando mejor los vehículos (tratando de transportar a más de dos personas por vehículo por viaje), utilizando energías alternativas, y cuidando el agua, podríamos alargar la vida del único espacio que tenemos para vivir.

En el idioma chino la palabra CRISIS se escribe con dos signos, uno que significa PELIGRO, y el otro OPORTUNIDAD… hoy es momento de unirnos y trabajar decididamente ante el peligro que nos acecha, pero entendiendo que la grandeza de nuestro bello planeta aún nos da la oportunidad de revertir dos siglos de “supuesto de desarrollo”; un falso desarrollo que olvidó que la única manera de perpetuar en el tiempo, es en una convivencia armónica con quien nos provee el lugar dónde vivir.

EL PRIMER PASO: Lucha Antisecuestro

La semana anterior fue aprobado en San Lázaro la Ley Antisecuestro con la que se pretende endurecer las sanciones contra quienes incurran en este delito. Con 353 votos a favor, 4 en contra y ocho abstenciones, los Diputados aprobaron esta Ley que además contempla la cadena perpetua y el apoyo económico a las víctimas por reparación de daños.

México definitivamente no transita por su mejor momento en cuanto a seguridad se refiere. Además de las matanzas crecientes e indiscriminadas, nuestras Autoridades aceptan no conocer el número real de secuestros que se llevan a cabo cada año. Algunos optimistas hablan de cerca de 8 mil plagios por año, otros, hablan de casi 15 mil. La realidad es que las familias donde se sufre este doloroso percance, se quedan con una huella de horror imborrable que los marca por toda la vida.

Esta nueva Ley, en la que participaron Isabel Miranda de Wallace, presidenta de la Asociación Alto al Secuestro, y Alejandro Martí, presidente de México SOS, definitivamente será el primer paso en el camino de muchos que habrá que tomar para evitar que este “cáncer” siga creciendo y afectando a más familias en el país.

Dentro del beneplácito que ahora vivimos por este acertada Ley, me queda la duda sobre los motivos que embargaron a los petistas Gerardo Fernández Noroña y Jaime Cárdenas, al perredista Balfre Varga y al priísta Miguel García Granados quienes optaron por votar en contra de la mencionada Ley. Pareciera increíble que ante la realidad que hoy vive el país, que ha sido catalogado por instituciones internacionales, como el lugar del planeta donde mayor número de secuestros se llevan a cabo y con el mayor grado de violencia, existan legisladores que duden de la necesidad de dar un giro radical a las penas que hoy reciben quienes cometen la atrocidad de retener a una persona bajo su voluntad.

Este tema, complejo en su manejo, ha tomado una importancia trascendente en la seguridad de nuestro país; quizás un segundo paso sea el de evaluar medidas más drásticas como las tomadas en Colombia (que fue hasta hace algunos años el país con mayor número de secuestros en el mundo), donde se decidió crear una ley antisecuestros que congelaba las cuentas de los familiares del plagiado, obligando a las familias a denunciar el hecho a las Autoridades quienes serían las únicas autorizadas en dar seguimiento a la situación. Al final de cuentas, las familias no podían entregar un solo peso a los plagiarios, lo que alejó a las bandas de secuestradores de un fructífero negocio.

Por supuesto estas medidas complejas y dolorosas, en un inicio generaron enojo e impotencia en algunas familias quienes teniendo los recursos para pagar por su familiar, se les prohibía (con sanciones que incluían la cárcel para el miembro de la familia que incumpliera con la Ley) la negociación.

Esta controvertida ley del hermano país sudamericano logró disminuir sustancialmente el secuestro, llegando a índices comunes de cualquier país del mundo. Medellín por ejemplo, considerada la ciudad más peligrosa del mundo en los años 90`s, hoy cumple cerca de 5 años sin un solo secuestro, según las autoridades de planeación de esta ciudad.

En definitiva, este espinoso tema que hoy da su primer paso con esta nueva Ley, tendrá mucha más tela que cortar; pero lo que si debemos entender, es que todos tenemos la obligación de participar, por lo menos con la denuncia, en una situación de la que ninguno estamos exentos (sin importar el nivel socioeconómico que tengamos), y que en nuestro país crece como espuma.

LAS DROGAS: Un mal creciente para el que los Padres de Familia no estamos preparados.

Según el CICA (Consejo Interuniversitario Contra las Adicciones) en una encuesta aplicada en las Universidades hace algunos años, el 70% de los jóvenes universitarios aguascalentenses han probado alguna droga en su vida, sin que esto quiera decir que sean adictos, aunque al menos lo han hecho por curiosidad; pero lo más interesante de este dato, es que 9 de cada 10 de estos jóvenes lo hicieron porque sus “amigos” los invitaron a hacerlo, lo que nos  determina que los principales dealers son los compañeros que comúnmente visitan nuestro hogar.

Si bien el tema del consumo de drogas es creciente en nuestro país, aún son muy pocas las acciones que como padres de familia hemos hecho para estar preparados en el manejo de un tema que quizás nos toque vivir en algún momento de la instrucción de nuestros hijos.

¿Ya conocemos la cocaína o las “tachas”? ¿Qué hacer si encontramos en el cuarto de nuestros hijos una grapa de cocaína? ¿Le pegamos, le gritamos?, quizás simplemente nos pongamos a llorar… La realidad es que como jefes de hogar hemos eludido el gran compromiso de formar a nuestros hijos, dejando gran parte de su instrucción en manos de colegios y de sus propios “amigos”.

El tema de las drogas en realidad es complejo, y si bien no existe una fórmula mágica para su manejo, es importante asumir el reto con la ayuda de psicólogos, trabajadores sociales, psiquiatras especialistas en farmacodependencias y médicos especialistas en toxicología. Hoy más que nunca quienes hemos decidido engendrar una vida tenemos la obligación de capacitarnos en Escuelas para Padres y acercarnos a instituciones de apoyo que cada día crecen en número en nuestro país.

También el acompañamiento familiar es fundamental para apoyar a quienes han caído en alguna adicción. Al paciente hay que fijarle unos límites, para que se aleje de los sitios de consumo o de las amistades que consumen. Definitivamente hay que cambiar el “estilo de vida”.

Si al joven le gusta ir a los “antros”, lugares donde habitualmente se consume, pues ahora tendrá que ir con un familiar, quizás un primo de la misma edad que sepa del caso y esté comprometido con la salud del joven.

Son límites que habrá que llevar a cabo, supervisando su cumplimiento, evitando así que se trasgredan con la idea de reducir los riesgos.

La adicción a las drogas es una enfermedad crónica, progresiva y mortal, así que nuestras acciones como padres de familia deberán ser puntuales y comprometidas a fin de luchar contra un mal creciente que cada día parece más común y normal para nuestra juventud.

Hoy los padres debemos ser más “fijaditos” a fin de observar acciones, actitudes y miradas que nos indiquen que nuestros hijos se han desviado al camino del dolor; ese dolor que destruye, consume y desgarra el interior de las familias en las que un miembro sufre de este terrible mal.

Cuando sea grande quiero ser científico

Pablo Jaramillo Vasco | Publicado el 28 de septiembre de 2010

En un país como el nuestro, las personas con grandes conocimientos no son reconocidas como pasa en otros lugares del mundo. Tal vez, porque aquí el conocimiento no es tan apreciado como en otras latitudes.

Lo cierto es que en países como China a las personas que cuentan con un gran conocimiento les dan tratamiento de estrellas de rock, gracias al fuerte aprecio y admiración que sienten ante este tipo de cualidades que estas personas tienen para ofrecerles.

En Colombia, en cambio, alabamos cantantes y deportistas que nos hacen pasar ratos agradables pero efímeros, y por el contrario, a las personas que ponen su conocimiento al servicio de toda la humanidad, no les ponemos mucha atención; así éstos también pongan en alto el nombre de nuestro país.

He oído a una cantidad de niños colombianos queriendo ser cantantes o deportistas cuando sean grandes, pero nunca he oído al primero que tenga como imagen a un científico. Quizá sea porque no conocen alguno, ya que estas personas no son lo más atractivo comercialmente como para que nuestros medios les dediquen un espacio en alguno de sus programas.

Lo cierto es que quiero dedicar este pequeño espacio a una persona poco distinguida en Colombia, pero con una enorme influencia en el mundo científico mundial.

Me refiero a Raúl Cuero; hombre de gran sencillez, carisma, voluntad, compromiso, inteligencia, y pasión por la creatividad. Tuve la oportunidad de verlo por primera vez en un foro de líderes universitarios en Manizales.

Estuve presente en su intervención, y la verdad es que a pesar de que allí también hablaron ministros, generales colombianos, reconocidos periodistas, políticos y empresarios, Cuero fue el único que después de su presentación (fue la última de la noche antes de la fiesta de integración) recibió un aplauso unánime de unos 800 jóvenes, de pie, durante varios minutos.

Desde ese momento él despertó gran admiración y la verdad me he dedicado a recoger la mayor cantidad de material que haya sobre el doctor Cuero, como su libro titulado ” Entre el triunfo y la supervivencia “, que recomiendo.

El doctor Raúl Cuero no solo es admirable por su reconocido trabajo para la ciencia, gracias a las invenciones que ha patentado a lo largo de su vida como científico e inventor, en importantes instituciones mundiales como la NASA. Tiene mucho que enseñarnos como persona, ya que a pesar de ser originario de una apartada y olvidada zona como Buenaventura y de tener un color de piel poco común en las altas esferas de la ciencia, supo sobrellevar estas situaciones y alcanzar un gran respeto, gracias al conocimiento que tiene y que bien sabe aportar para el beneficio de toda la humanidad.

Qué bueno sería poderle otorgar más a menudo el reconocimiento que merece el doctor Raúl Cuero, quien tanto ha hecho por nuestro país, y que sigue trabajando de forma desinteresada por su futuro. Ocupa gran parte de su tiempo en estimular las capacidades inventivas de nuestros jóvenes por medio de la puesta en marcha del proyecto “Parques de la Creatividad”.

¿HASTA CUANDO MÉXICO?

Hoy nuestro México se encuentra bastante molesto con la Gobernadora Jan Brewer por su Ley Arizona que vuelve, entre muchas otras afectaciones, delincuentes a los indocumentados que habitan el estado que gobierna.

La realidad es que esta ley “casi fascista y xenofóbica contraria a los derechos humanos”, como la denominaría el Jefe de Gobierno capitalino Marcelo Ebrard, hoy se convierte en una nueva piedra en el zapato para los miles de mexicanos que hoy buscan su vida al otro lado de la frontera. Si bien esta ley duele en lo profundo a quienes amamos a nuestro México, la realidad es que nuestros gobiernos han orillado a miles de mexicanos a buscar otras alternativas debido a la carencia de oportunidades en un país que ya acumula 70 millones de pobres. Por encima de su integridad, cada día miles de compatriotas se lanzan en la travesía de llegar a un país que en principio les ofrece mejores oportunidades, encontrando que en la mayoría de los casos termina por discriminarlos y usarlos en las labores que sus ciudadanos odian llevar a cabo.

¿Hasta cuándo México?
¿Hasta cuándo nuestros compatriotas tendrán que arriesgar sus vidas en la búsqueda de un futuro que su país no les ha podido ofrecer?

Este mes vimos con beneplácito que en el tema de remesas a Aguascalientes no le fue tan mal, ya que mientras en el primer semestre del año llegaron a México por concepto de remesas 4% menos dólares que en el mismo lapso del 2009, la caída para nuestro Estado fue únicamente de 0.54%… qué tristeza.

Es increíble que nuestro México siga dependiendo de estirar la mano para recibir una limosna. Es increíble que nuestros gobiernos permitan que la economía dependa de de tres actividades en las cuales no involucra la obligación del uso de nuestra creatividad e ingenio, el cual nos sobra para actividades “cero productivas”.

Por un lado el petróleo, que entre otras cosas ya viene de bajada, con el cual nos hemos conformado por muchos años, utilizado y explotando para fines que hoy no nos representan prácticamente ningún patrimonio.
Por otro lado, las remesas. Qué dolor que cada mes nuestras familias dependan de cobrar un envío para poder alimentarse…
Por último, el turismo. Miles de lugares arqueológicos, playas hermosas, selvas, sierras, desiertos, ciudades coloniales que se perderán muchos extranjeros que ya no querrán visitarnos, porque si no lo sabe amigo lector, hoy estamos en la lista de más de 10 países como un “destino turístico peligroso – no recomendado”.

¿Hasta cuándo México? ¿Hasta cuándo lograremos entender que nos hemos equivocado y que con solo estirar la mano no vamos a poder sobrevivir, y mucho menos cambiar nuestra cruda realidad?

Hoy tenemos que entender que la única esperanza de México es potenciar nuestra creatividad y encaminarla a la realización de proyectos y estrategias que nos ayuden a estructurar el camino para salir de esta dolorosa pobreza.

¿Porqué Suiza es capaz de producir el mejor chocolate del mundo sin tener una sola planta de cacao?
¿Cómo hace para tener las principales navieras del planeta sin ni siquiera contar con acceso al mar?

Ya basta de excusas, ya basta de culpar a gobernadoras extranjeras, ya basta de ser conformistas y buscar en otros los problemas de planificación y estrategia que hemos tenido en nuestra historia moderna. Hoy nos queda el camino del trabajo, la conciliación, el asociacionismo, la entrega y el esfuerzo para luchar por un país que hoy se encuentra en una grave encrucijada entre una pobreza alarmante y creciente, y los elementos que nos llevarían al México en el que todos soñamos vivir.

Y DESPUÉS DEL GRITO… ¿QUÉ HACER?

Después de los grandiosos festejos (para muchos exagerados… para mí, no), el nacionalismo que se renovó desde el interior, las series de televisión, las películas alusivas, las fiestas y los gritos en cada recóndito lugar de México, hemos vuelto a la realidad que vive nuestro país. Doscientos años de Independencia del yugo español y cien años de Revolución, hoy nos obligan a una revisión profunda de hacia donde hemos encaminado a este gran territorio que ante los ojos del mundo, hoy se encuentra en “tela de juicio”.

México mágico, México grande; hoy nuestro país se encuentra sumido en una grave situación que afecta prácticamente a toda su población. Por un lado nuestra economía que sigue basada en tres aspectos fundamentales, el petróleo que según los expertos ya llegó a sus máximos llevándonos a que cada año disminuya su producción, las remesas que suben y bajan (por ahora bajan y bajan…) dependiendo de otros para mantener a nuestras familias, y el turismo, que si bien Dios nos ha bendecido con un hermoso territorio que disfruta de todos los climas, además de una arquitectura prehispánica y colonial que deslumbra a los más conocedores, hoy se encuentra afectado, ya que los países desarrollados nos han sumado a la lista negra de lugares no recomendados para el turismo por la violencia que tenemos.

Esta violencia, la que nos aleja a los visitantes, hoy suma miles de muertos… secuestros, levantones, homicidios indiscriminados, hurto calificado, asaltos, narcotráfico, y demás, son nuestras constantes en un país que lucha por salir adelante, pero que cada vez se sume más en un estado caótico donde día con día nos acostumbramos más, a convivir con este dolor.

México, según la OCDE (organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) es de los países de Latinoamérica con peores resultados académicos, tenemos un índice de analfabetismo que no disminuye al ritmo de vecinos que consideramos “menos desarrollados” que nosotros… por lo que para salir de los problemas que hoy tenemos, será una tarea difícil sino optamos por educar a un  pueblo que por su pobreza es gravemente vulnerable a la delincuencia creciente que tenemos; recordemos que el camino a la pobreza, es la autopista de la ignorancia.

Después de los festejos y las conmemoraciones, hoy debemos analizarnos profundamente. No todo ha sido malo, pero definitivamente tenemos lo suficiente y más, para aspirar a que nuestra gente viva de otra manera. México no merece la pobreza creciente que hoy grita de dolor. México no merece ser enjuiciado por el narcotráfico. México no merece la sangre que día a día se derrama en su tierra. México sufrió y gritó su Independencia, luchó con garra en su Revolución. Hoy merecemos un país con mejores oportunidades, esas que soñaron los que dieron su vida por un país grande que hoy necesita enderezar su rumbo. Desde nuestro lugar cada uno de los habitantes de este hermoso país debemos comprometernos por ser mejores, por trabajar en la búsqueda de una mejor tierra donde vivir. Hoy nuestros políticos se deben comprometer más por su gente, y menos por sus bolsillos, nuestra policía y ejército deben luchar por recobrar su dignidad irradiando seguridad a los habitantes. Nuestros empresarios hoy más que nunca deben entender que la única salida no es únicamente llenando sus bolsillos con monopolios asfixiantes, sino comprometiéndose con empresas que desarrollen a sus empleados. Nosotros los educadores, hoy debemos entender que en nuestras manos está también la formación de hombres con valores que sean capaces de tomar decisiones, capaces de asumir riesgos para transformar un México que necesita de cambios sustanciales. Hoy debemos entender como ciudadanía que el país lo hace su gente y no únicamente sus gobernantes, para que a medida de que entendamos nuestra capacidad, podamos proponer y sumar para la búsqueda de ese México soñado…

Hoy, después de fiestas y gritos debemos entender que sólo con el trabajo y el esfuerzo diario iremos construyendo ese México que añoramos. Hoy debemos entender que con nuestras manos construiremos esa igualdad que suma, ese equilibrio que construye, y ese trabajo en grupo que logra en menor tiempo, mejores resultados.

LA SÚPERCOLOMBIANIZACIÓN DE MÉXICO

Hace unos días la intrépida Secretaria de Estado de los Estados Unidos afirmó que ante el incremento de la narcoviolencia, México “se está pareciendo más a como se veía Colombia hace 20 años”, y reiteró que el Gobierno estadounidense continuará apoyando en la lucha contra el narcotráfico.

Estas palabras “calaron hondo” en algunos de nuestros políticos que siguen creyendo que “tapando el sol con un dedo” se resolverán los problemas tan complejos que hoy vive nuestro país.

Yo me pregunto: ¿Qué importa si nuestro país vive algo similar, cercano o peor a lo que vivió la hermana República de Colombia en los 80s y 90s?  Hoy México se encuentra sumido en una guerra interminable que ha llenado de sangre prácticamente a todos los estados de la República (con algunas diferencias dependiendo de la ubicación geográfica). Hoy México acumula 70 millones de pobres, lo que nos hace completamente vulnerables a la delincuencia, tenemos un desempleo abrumador y creciente, una corrupción aberrante que hoy sigue alejando a los inversionistas, y un estado de violencia generalizada que nos lleva a que los países desarrollados nos cataloguen como un destino turístico peligroso… ahhhh, y  como si fuera poco, hoy hemos perdido 6 peldaños en el Índice de Competitividad Global del WEF, para ubicarnos en la posición número 66.

Yo realmente no me atrevería a decir que México esté igual que Colombia, quizás en número de muertos por mes, a lo mejor se acerque o supere a lo vivido por el país Sudamericano, pero la realidad es que la única diferencia que yo veo entre ambos problemas, es que el terrorismo vivido en Colombia tenía don actores principales, los narcotraficantes por un lado, y las narco-guerrillas de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y del ELN (Ejército de Liberación Nacional), mientras que en México lo que hoy vivimos se encuentra totalmente en manos de los grupos narcotraficantes que hoy nos tienen en “tela de juicio” ante la comunidad internacional, y con un creciente dolor por las pérdidas humanas que día a día aumentan.

¿Por qué tanto alboroto por las declaraciones de la Secretaria Clinton? ¿No será más bien una justificación a nuestra incapacidad de llevar a cabo las estrategias que nos saquen de este complejo atolladero?

Ya es tiempo de trabajar conjuntamente autoridades y ciudadanía en la toma de medidas urgentes que nos ayuden a retomar el rumbo que definitivamente hemos perdido y que nos ha llevado a sumirnos en una guerra, que antes de ver la luz de su final, se encuentra sumergida en un alboroto sin solución.

Si usted es de los que cree que lo que México vive no es una colombianización, pues hoy le puedo decir que más bien México hoy se encamina a una Súpercolombianización, sustentada en el tamaño y poderío que han tomado en el mundo las mafias mexicanas, logrando desbancar en infraestructura y distribuciones a sus similares de países que en la historia han vivido el doloroso y complejo problema del narcotráfico.

Así que, Señores Legisladores, antes que enojos y molestias por declaraciones de amigos de México que buscan alertarnos de lo que parece, no queremos, o nos negamos a ver, es urgente trabajar, trabajar y trabajar, en la búsqueda del hilo negro que solucione un problema que por lo menos hoy, sigue sin una salida en el corto o mediano plazo.

¿QUÉ ES LA INCUBADORA POLÍTICA?

En alguna definición, la política es el proceso orientado ideológicamente hacia la toma de decisiones para la consecución de los objetivos de un grupo. La realidad es que esta palabra, y sus actores, los políticos, han perdido bastante credibilidad en nuestro México. Hoy vemos como algunos políticos anteponen sus intereses y los de sus protegidos por encima del grueso de la población. Miles de historias de enriquecimiento ilícito, zaqueo de localidades, corrupción y burla de la sociedad, han sido detonantes de lo que la mayoría del pueblo mexicano piensa de quienes gobiernas sus comunidades.

Ante este panorama de desconfianza que se traduce en apatía de la población, es necesario que trabajemos: partidos políticos, educadores, padres de familia, autoridades y sociedad en general, en la construcción de un proyecto a largo plazo, que siente las bases de una nueva política; una que entienda la profundidad de su definición, con hombres que se la jueguen por las mayorías, que entiendan el compromiso de su discurso, que no duden en ejercer sus capacidades por el beneficio de México y de su gente. Hoy debemos aprovechar la gran celebración que vivimos, doscientos años de INDEPENDENCIA y cien de REVOLUCIÓN, para volver a las bases que recuperen la confianza. Hoy México necesita de una nueva manera de gobernar y para esta tarea necesitamos de nuevos hombres, diferentes, con una nueva visión. Ante este panorama, hoy la Universidad Cuauhtémoc ha decidió apoyar el gran proyecto de crear la primer Incubadora Política de México y quizás de Latinoamérica, un proyecto planteado por dos jóvenes políticos mexicanos creativos, que entendieron el compromiso del quehacer de una tarea  que requiere los mejores talentos. Salvador Alcalá y Roberto Pereda, trabajan arduamente con el equipo de trabajo de la Universidad Cuauhtémoc por formar a aquellos jóvenes que en un futuro desean dedicarse a la compleja tarea de legislar y gobernar. Para el desarrollo de esta incubadora se han llevado a cabo 2 Diplomados en Liderazgo Político, además de una tercera generación que está por iniciar. Estos espacios se ha convertido en el excelente lugar de trabajo de políticos, periodistas, académicos, pensadores, historiadores y literatos, que han llegado a las aulas para dialogar con jóvenes militantes de todas las ideas políticas, para que conjuntamente se construyan las bases fuertes que redefinan las vocaciones y la manera de gobernar y legislar en nuestro país.

Esta primera Incubadora Política ya ha recibido excelentes resultados, pues varios de sus egresados hoy se suman a diferentes espacios importantes de acción política; espacios que seguramente permitirán evaluar los ideales que se inculcaron a estos entusiastas jóvenes que comprendieron que el único camino para hacer las cosas bien, es por medio de la capacitación, el estudio, y el aprendizaje constructivo a través del diálogo y la discusión de temas analizados desde diferentes perspectivas.

Hoy la Incubadora Política sigue trabajando arduamente. Ya son casi 100 jóvenes egresados de los cursos que se imparten, y se espera que muchos más entusiastas se sumen a este interesante proyecto que para finales de año pretende llevar a cabo un Congreso Nacional Virtual de Liderazgo Político, el cual, usando la plataforma de Educación a Distancia de la Universidad Cuauhtémoc, reúna a más 600 Jóvenes Líderes de los diferentes partidos políticos de México, contando con la participación, entre otros, de ex-Presidentes, Directores de Partidos Políticos, Gobernadores y destacados académicos que darán su punto de vista frente al quehacer político nacional.

Las celebraciones nos llenan de emoción y patriotismo, y esta próxima, gloriosa noche, debemos gritar con toda la fuerza y el corazón: VIVA MÉXICO… pero también es tiempo de proponer caminos de cambio, de nuevas ideas, de otras estrategias que nos lleven a ese México en el que todos soñamos vivir.