Una de Fútbol: NECAXA

Hoy he decidido tocar un tema que me apasiona bastante. Comentar sobre la “danza sagrada en torno a un astro fugitivo”, como la define un gran amigo colombiano. El fútbol.

Desde hace algunos años cuando llegó el equipo Necaxa a nuestra ciudad, nos llenaba de emoción el poder contar con una institución fuerte y seria que había cosechado logros muy importantes en el balompié mexicano. Por supuesto se edificó un recinto acorde a la magnitud del equipo. De allí nace el estadio Victoria, una imponente y moderna construcción que muestra el empuje y dinamismo de nuestra ciudad.

Hoy después de varios años del Necaxa en nuestra ciudad, y después de mil cosas, que no soy quien para evaluar, nuestros Hidrorayos se encuentran en el último lugar de la tabla de posiciones y con la posibilidad latente de descender a la Primera División A del fútbol de nuestro país.

Lo paradójico de este asunto es que si analizamos el plantel principal del equipo, únicamente aparece un jugador nacido en nuestro bello estado, Luís Alberto Valdés, que entre otras cosas, debutó como profesional en el Club Atlético Cuauhtémoc, Equipo de la Tercera División del Fútbol Mexicano, y que fuera propiedad de la Universidad Cuauhtémoc, Campus Aguascalientes. Tal pareciera que nuestro Necaxa no ha visto mucha capacidad en nuestros futbolistas hidrocálidos para que aporten en la institución.

Lo que definitivamente me llena de extrañeza, es que el fútbol hidrocálido ha mostrado su capacidad en diferentes ocasiones; basta con recordar los gloriosos años de los Gallos, o el ascenso del la Universidad Cuauhtémoc de la Tercera a la Segunda División del fútbol profesional.

Hoy por hoy, y obviamente guardando las diferencias entre el fútbol amateur y el profesional, contamos con el anterior Campeón Nacional del Fútbol de la CONADEIP (Comisión Nacional Deportiva de Instituciones Privadas), la Universidad Panamericana, Campus Bonaterra, y en este marzo del 2009, se logró que 3 de nuestras universidades aguascalentenses se ubicaron entre los 10 primeros equipos a nivel nacional de esta competencia, destacando el Subcampeonato de la Universidad Cuauhtémoc.

Si bien el fútbol universitario tiene diferencias con el profesional, considero lógico que ya ha quedado muy demostrado que el fútbol en Aguascalientes tiene un gran nivel competitivo, y más aún, la garra para sobresalir en los difíciles torneos nacionales.

¿No será tiempo de que Necaxa voltee a la gente que lo sigue cada semana? ¿No será el tiempo de que Necaxa entienda que un proceso de incorporación paulatina de jóvenes hidrocálidos sacados de las universidades, las ligas, en fin, pudiera ser el camino que conduzca a una identificación mayor con el equipo, logrando que quienes porten la camiseta defiendan no sólo la institución, sino la honra de un estado acostumbrado a ganar?

Hoy la compleja crisis de nuestro equipo nos obligaría a buscar otras alternativas a la de traer costosas “estrellas” que quizás no entiendan la mística de nuestro estado, jugando por jugar… sin dejar el alma en cada encuentro.

Aguascalientes se merece un equipo ganador y Necaxa tiene todo para serlo, quizás la estrategia no haya sido la educada, pero definitivamente ya es hora de buscar otro camino.

UNA BATALLA QUE VAMOS PERDIENDO

Definitivamente el tema del narcotráfico lleva una gran carga de corresponsabilidad mundial. Unos países son productores, otros consumidores, otros distribuyen, y muchos otros permiten el lavado de activos y flexibilidad en sus sistemas financieros lo que facilita el movimiento del dinero producto de este negocio.

Desde hace algún tiempo el presidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez viene proclamando la unión mundial en el combate contra el narcotráfico, aseverando que el tráfico de drogas es un flagelo que atenta contra la humanidad entera. De manera especial, ha pedido al gobierno estadounidense de Barack Obama, un trabajo decidido en este tema, aseverando que las estadísticas presentan a su país como el mayor consumidor de estupefacientes del planeta.

El presidente suramericano no se ha limitado en sus palabras puntualizando que este problema no ha discriminado a ningún país latinoamericano: “Necesitamos cooperar todos. El terrorismo no tiene corazón, el terrorismo no selecciona, el terrorismo carece de lealtades (…) Un día asesina en Colombia, pero mañana o pasado mañana, cuando se sienta incómodo, asesina más allá de la frontera de Colombia (…) Todos tenemos que ayudar ahora a México y apoyarlo en esta gran batalla”.

Estas palabras definitivamente nos deben generar una profunda preocupación ya que se refiere al terrorismo como consecuencia directa del narcotráfico, y en su discurso sede la “estafeta” a México como el país en la mira mundial por el narcotráfico.

Hoy nuestro México ya está en las líneas del mundo como un país productor, distribuidor, y pero aún, consumidor de drogas. Atrás está quedando ese dolor sufrido por Colombia a causa de las guerras entre carteles de la droga y el gobierno, con las heridas que hoy no terminan de sanar, para que un nuevo punto de referencia mundial se vislumbre como el causante de este “mal mundial”.

El tema del narcotráfico en México no es una cuestión actual. Desde hace muchos años el país ha sido parte importante en este multimillonario negocio; lo complejo es que estemos pasando del anonimato a ser referente mundial, lo que pudiera repercutir en enormes problemas al país, y en especial a los importantes ingresos que obtiene México gracias al turismo, que hoy es la tercera fuente de ingresos de México después del petróleo y las remesas.

Hoy la alerta roja la conocemos todos, por lo que desde ya debemos trabajar en una estrategia nacional de combate a este flagelo que avanza mucho mas rápido que las acciones para erradicarlo. Autoridades y sociedad debemos formar parte de un frente estructurado que nos ayude a combatir el problema buscando en ejemplos como el de Colombia el camino que hoy no tenemos en un combate que por ahora hemos estado perdiendo.

LA LUZ DE LATINOAMÉRICA

Después de la desafortunada intervención de Carlos Slim hace algunos días, donde en un evento de “buena voluntad” terminó generando un “pavor generalizado” en el pueblo mexicano, además de un enfrentamiento de dimes y dietes con el gobierno del país, desde hace varios días se encuentran reunidos en la ciudad de Cartagena, Colombia los hombres más ricos de Latinoamérica en el evento denominado: Padres e Hijos, donde los más ricos de la región trabajan y opinan sobre la actual crisis mundial y como enfrentarla, sus afectaciones en Latinoamérica, y sobre proyectos de inversión en la región.

A este evento, que tuvo una planeación de total discreción por cuestiones obvias de seguridad, se invitaron a mas de 200 multimillonarios de la región entre los que sobresalen Carlos Slim y Emilio Azcárraga de México, Gustavo Cisneros de Venezuela, los chilenos Andrónico Luksic y Álvaro Saieh, los brasileños Joao Marinho, David Feffer y Antonio Moreira, el centroamericano Estanley Mota, los argentinos Paolo Roca, Federico Braun y Alfredo Román, y del país sede Julio Mario Santo Domingo como anfitrión general, Carlos Ardila Lule, Luís Carlos Sarmiento Angulo y Gabriel Echevarria. Sus fortunas sobrepasan los miles de millones de dólares, manejando desde el petróleo, la minería, los medios de comunicación hasta los alimentos, las bebidas y el cemento, entre otros productos.

Un evento de esta magnitud presenta definitivamente dos lecturas. Por una lado nos lleva a pensar que la crisis económica mundial ha adquirido un tamaño tan preocupante que los ricos de Latinoamérica ya se preocuparon por sus fortunas, considerando que unidos lograrán estructurar un camino que los ayude a mantener y por supuesto incrementar, sus escandalosas fortunas, que hoy mas que nunca duelen, en medio de una región donde alrededor del 50% de su población es pobre, y el 30% está en riesgo de caer en ella.

Una segunda lectura mas idealista, es la que presenta una preocupación de los ricos latinoamericanos por conformar un camino que saque del aberrante subdesarrolla a la región, invirtiendo sus fortunas en estructurar un esquema de inversión constante que minimice los actuales índices de desempleo, además de mejorar los condiciones de desigualdad que hoy nos ponen entre las zonas más pobres del planeta.

Los resultados los veremos muy pronto entendiendo cuál era el propósito de quienes hoy son parte del pequeño “pyramidion latinoamericano”. Ojalá entiendan que sus fortunas en gran medida se deben a un pueblo que cada día sufre más; un pueblo que día a día pierde la esperanza de alcanzar una estabilidad que le ayude a alejarse de la dolorosa pobreza.

Hoy la historia les da la oportunidad, por que con las herramientas ya cuentan, de construir una región que tiene el potencial para dejar atrás el subdesarrollo. Ojalá logren entender que no solo con pañitos de agua tibia se logra cambiar el resultado que hoy tenemos, gracias a los largos años de olvido de un pueblo que hoy ha terminado por acostumbrarse a sufrir.

LA FAMILIA CASTRO, ¿hasta cuando?

Definitivamente las cosas para Latinoamérica no pasan por el mejor momento.  Hoy además de la pobreza, violencia y desigualdad, debemos aceptar que la izquierda ha tomado una increíble fuerza en gran parte de nuestro continente.

En la mitad de los años noventa, y en la Cuba de la post Guerra Fría, Fidel Castro nombró a dos jóvenes líderes cubanos como parte de los altos mandos del gobierno comunista. El canciller Felipe Pérez Roque y el secretario del Consejo de Ministros Carlos Lage, fueron nombrados por el presidente cubano como parte del cambio que pretendía dar a conocer al mundo. Muchas voces aplaudieron estas decisiones que presentaban una nueva Cuba, lo que para algunos marcaba el camino hacia una nueva forma de gobernar, y quizás hacia un reestablecimiento de la democracia en la isla.

Con estos nombramientos Fidel daba a conocer que no era necesario que los líderes del país tuvieran obligadamente que ser quienes hubieran estado con él en la Sierra Maestra o en el Granma; incluso esta medida fue sorprendente para el resto del planeta, ya que vivíamos en medio de las caídas de las repúblicas de la URSS y de todos los regimenes comunistas de la Europa Oriental.

Varios años estuvieron trabajando junto con el Presidente Fidel, Pérez y Lage, pretendiendo mostrar una nueva cara de Cuba al mundo. Reformas económicas reconocidas como el “periodo especial”, cambios institucionales, reformas al sistema monetario, entre otros, además de un esquema de decidido apoyo al turismo como motor de desarrollo de la nueva Cuba del siglo XXI.

Hace alrededor de un año, y debido a la edad y problemas de salud de Fidel Castro, este decide retirase dejando el camino libre a su hermano Raúl, quien hoy gobierna en un esquema de “gobierno compartido”, donde Fidel piensa, Raúl pone la cara, y Fidel refrenda, ahora modernizado por el Internet, lo que antes hacía en interminables discursos diarios.

A Pérez y a Lage los puso Fidel para renovar las ideas del país, y en una decisión tajante, Raúl decide destituirlos con la excusa de no estar alineados, afectando los intereses de la isla. Hoy de nuevo Cuba nos presenta que en su régimen totalitario todo cambia, para que al final nada cambie.

Por supuesto Fidel refrendó la decisión de su hermano, determinando en su columna semanal de la página web oficial cubadebate, que la salida de los dos se debió a las ambiciones que corrompieron el actuar de estos “indignos”. En la misma semana los dos aceptaron su culpabilidad, e inclusive renunciaron al Partido Comunista.

Al final de la historia, Cuba encontró en el eje Chávez, Ortega, Morales y Correa, el camino de manipulación de sociedades subdesarrolladas, que ven en estos “pseudos líderes” a los mesías que soñaron para salir de la miseria en que hoy viven.

Que tristeza que Cuba siga aún enclavada en las ideas del pasado negando a su sufrido pueblo la oportunidad de una democracia; aunque lo más preocupante para la región, es que más mandatarios latinoamericanos vean en Cuba la imagen objetivo para sus pueblos.

Al final, la historia le presenta hoy a Cuba una excelente oportunidad de generar una estrategia que acabe definitivamente con el embargo económico de Estados Unidos, después de que el presidente Obama diera muestras de una nueva política hacia la isla, pero con tristeza vemos que Cuba sigue gobernada al antojo de las decisiones de los hermanos Castro, quienes anteponen sus intereses de reconocimiento y poder, antes que a las esperanzas de un pueblo que sigue sumido en una vergonzosa miseria.

FUTBOL Y MUJERES, nuestra anestesia…

Si bien la crisis es el tema diario en este año, hoy nuestro México presenta una situación más delicada que nos debe llenar de preocupación. La violencia creciente en el país se ha tornado cada día mas común y cruenta, por lo que es urgente la toma de decisiones que nos ayuden a mitigar este problema que hoy nos pone en las principales noticias mundiales.

En todo el 2008 se presentaron alrededor de 5.300 ejecuciones en todo el territorio mexicano, y ya para el primer bimestre del 2009 contamos con más de mil muertes violentas, lo que nos presenta un crecimiento alarmante de la violencia en nuestro país.

Para los dos primeros meses de año, se presentaron como los estados más violentos del país, a Chihuahua con 535 asesinatos, y a Guerreo con 133 asesinatos, duplicando en ambos casos, la muertes en el mismo periodo del año anterior.

Hoy tenemos un México peligroso que ya se encuentra en las “listas negras” de varios países como destino restringido para sus viajeros…

En medio de una crisis económica, hoy México además, debe enfrentar una complicada delincuencia que por mucos años ganó terreno en medio de la impunidad del país.

Fútbol y mujeres,  pareciera ser la anestesia que hoy recibimos para pasar el trago amargo que cada día tenemos que soportar. Polémicas por la sobrevalorada selección, modelos cada día con menos ropa, en fin, son las distracciones ante una crisis que apenas nos comienza a afectar, y una violencia que hoy sigue desapercibida y poco real para muchos que creen que esta historia hace parte de un “sub-mundo”, o de una realidad que nunca nos va a tocar.

La verdad es que la sangre duele. Duele en los más de 5.000 muertos del año pasado; en los secuestros, en las balaceras, en el dolor de las familias sin sus padres. Duele en los policías que caen sin saber en que momento se perdió el control. Duele en los inocentes que caen víctimas de una guerra que ya no entendemos y que cada día nos pasa mas cerca.

Hoy nuestro México viaja en un barco sin rumbo, en medio de un mar de sangre e impunidad que antes de encontrar su camino, se aleja de las soluciones que nos ayuden a parar ese sufrimiento creciente.

Para mí, la solución a este conflicto será larga y dolorosa, pero considero que se logrará únicamente desde la educación. Desde ya el trabajo con los jóvenes en el sistema educativo será vital para trasformar un México que hoy por su ignorancia es caldo de cultivo idóneo para este tipo de violencia.

Desde ya debemos voltear al México abandonado para trabajar con estos jóvenes en un esquema educativo de calidad que brinde iguales oportunidades sin importar el nivel socioeconómico en el que se viva.

Hoy México más que nunca debe volver atrás, reencontrando el camino que perdimos, e invirtiendo con seriedad, seguridad, y sin complejos en los marginados (que hoy son más de 70 millones), quienes por décadas han tenido que sobrevivir sin oportunidades y en condiciones que hoy los hacen mas vulnerables a ser parte activa de esta violencia que nuestro país hoy vive.

EL CAMINO QUE HOY NO TENEMOS

Definitivamente la crisis cada día nos sigue llenando de preocupación, luego de conocer que en Estados Unidos se perdieron más de 3 millones y medio de empleos en lo que va del problema, muchos de los cuáles eran espacios que ocupaban nuestros compatriotas. Hoy nuestro país acepta que las condiciones para este 2009 no son nada alentadoras, después de que se diera a conocer que en sólo enero de este año se han perdido cerca de 105 mil empleos.

Hoy en México tenemos una tasa de desocupación laboral del 4.8%, y si bien es mucho mas baja que la Estados Unidos que hoy se ubica en el 9%, cuando nunca estuvo por encima del 6%, de todos modos en el país seguimos con tasas de crecimiento que muy seguramente no nos permitirán generar los espacios que requerimos para que esta tasa por lo menos se mantenga o baje.

Por lo pronto los mexicanos comunes y corrientes deberemos seguir luchando en busca de mantener nuestros lugares de trabajo, haciendo un gran esfuerzo por evitar las deudas y balancear nuestros ingresos y egresos, tarea bastante compleja para una sociedad que en su sistema educativo olvidó por completo la instrucción financiera.

Nuestro panorama como país se pronostica desalentador. Por un lado el petróleo no genera los recursos que esperábamos. En segundo lugar, la economía estadounidense, de la cual dependemos en gran medida, presenta una desaceleración que ha obligado a muchos de nuestros compatriotas a limitar sus envíos de remesas a nuestro país, y para acabarla de ajustar, hoy México ya se encuentra en la lista negra de algunos países industrializados como destino peligroso, debido a los problemas de acentuada violencia que hoy estamos atravesando.

En general el panorama para México es de una complejidad que obligadamente requiere de un análisis profundo que conduzca a acciones precisas que nos lleven hacia un camino serio hacia el cual dirigirnos, y no como hasta ahora se ha manejado, con evasiones, verdades a medias, y falsas promesas de que “todo estará bien”, como por arte de magia.

Si bien el pesimismo y el alarmismo nos deben ser las opciones a seguir en medio de este tipo de problemas, si considero que es urgente establecer una estrategia nacional conjunta entre los sectores representativos y el gobierno, a fin de vislumbrar una camino que el mexicano de cualquier nivel entienda, con reglas y acciones claras, dejando de un lado las discrepancias entre los sectores como lo vimos hace unos días entre el hombre más rico de México y el gobierno, donde antes de establecer un diálogo estratégico que conduzca a una camino, terminó por convertirse, por un lado, en un pesimismo que “asusta e insulta”, y por el otro, en una lista de justificaciones y evasiones que no le convienen a nadie en este momento.

Hoy nuestro México necesita de estrategias conciliatorias. Hoy México necesita de decisiones fuertes, que seguramente nos obligarán sacrificios, pero decisiones que vengan de entender la complejidad de los actores que hoy nos aquejan (desempleo, desaceleración económica, ignorancia, violencia, etc.), buscando la gran estrategia nacional que nos comprometa a cada quien en su trabajo, tratando de encontrar el camino que hoy no tenemos.

¿CHÁVEZ PARA SIEMPRE?

En medio de la crisis mundial, hoy la historia nos da otro tema para hablar.

El fin de semana pasado se llevó a cabo en Venezuela el referendo que básicamente le permitiría al presidente Chávez postularse cuantas veces quisiera a la presidencia de su país.

Luego de un crecimiento importante del antichavismo, de nuevo Hugo Chávez obtiene el sí a la enmienda a la Constitución con 6.003.594, contra los 5.040.082 de la oposición.

Muy pronto el presidente Chávez salió al balcón del pueblo del Palacio presidencial de Miraflores donde entonó el himno nacional, declarando su triunfo y denominando el momento como un “febrero rebelde”. También aprovechó el momento poniéndose a disposición para ser elegido de nuevo en el 2012, advirtiendo una vez más a los asistentes  “no me vayan a fallar, que yo no les fallo”, “este soldado es ya un precandidato para las próximas elecciones”.

La incomodidad de los 5 millones de opositores se hizo notar, saliendo en varios puntos de la ciudad a “sonar las cacerolas” como medio de protesta ciudadana; “lo que Chávez no gana lo arrebata”, decían varias personas que se sumaron a la protesta.

Y es que a 10 años de Hugo Chávez en el poder, ha mostrado porco respeto por las leyes de ese país, o simplemente es insistente en modificarlas cuando no se adaptan a su beneficio.

Dentro de un mundo en crisis, hoy Venezuela vive una fragilidad democrática y una polarización ciudadana lograda por 10 años de irreverencia, populismo, y abusos que gran parte del pueble venezolano ha tenido que soportar.

Los mandatarios de siempre, apoyaron el triunfo de Chávez. Evo Morales desde su visita en Rusia felicitó a Venezuela por un “referéndum tan democrático”, y por supuesto Fidel Castro quien fue el primero en felicitar al presidente Chávez por el triunfo, sigue dando su espaldarazo a la llamada “revolución socialista bolivariana”.

En fin, en medio de una crisis mundial que afecta en gran medida a nuestros países latinoamericanos, se da este duro golpe a la estabilidad que pretendemos para lograr para salir de esta compleja crisis. Quizás sea esta crisis la que haga reflexionar a nuestros hermanos venezolanos que ven como día a día su poder adquisitivo cae dramáticamente. Y es que pudiera ser la economía quien diera el revés a esta “democracia disfrazada”, ya que los ingresos de Venezuela son proporcionales al precio del petróleo, y este como hemos venido observando, va de caída.

LA ESTRATEGIA NACIONAL, ES…

Definitivamente el problema económico en Estados Unidos ha llegado a cifras preocupantes según los informes entregados por las autoridades financieras de este país.

La economía de Estados Unidos perdió 598.000 empleos al cierre del mes de enero, cifra superior a las 525.000 pérdidas esperadas por los economistas, que creyeron que la tasa de desempleo para enero sería de alrededor de un 7.5% frente al 7.2% de desocupación que se tuvo en el mes de diciembre. Al final de las cuentas, enero cerro en este país con una desocupación laboral del 7.6%, ubicándose en la tasa más alta de los últimos 16 años.

Estas cifras negativas en el empleo han sido mencionadas por el nuevo gobierno de Barack Obama dentro del debate para estimular la economía, lo que podría costar 800.000 millones de dólares o más, a nuestro vecino del norte.

En definitiva, desde el inicio de la crisis hasta hoy, la economía de Estados Unidos ha perdido 3.6 millones de empleos, de los cuales cerca de la mitad, han sido perdidos en los últimos tres meses.

Entre los sectores más afectados por los recortes se encuentran el manufacturero que perdió empleos a su tasa más rápida en más de 26 años, al despedir a 207.000 trabajadores en únicamente el mes de diciembre.

Otro sector muy afectado es el de la construcción, donde en enero se perdieron 111.000 empleos, tras perder 86.000 en diciembre.

El sector minorista redujo sus plantillas en 45.000 espacios, cerrando también en diciembre 82.700.

Definitivamente las cosas no pintan bien para la “economía más importante del planeta”, y socio principal de nuestro país. Debemos esperar y analizar con detenimiento las cifras que expongan la cantidad de compatriotas que se encuentran dentro de los casi 4 millones de desempleados. Y es que muchos de los mexicanos residentes en este país tendrán que regresar a México lo que nos generará un compromiso enorme con la generación de espacios laborales que absorban a esta plantilla laboral con la que no contábamos.

La realidad es que las empresas en México también se encuentra realizando recortes importantes a sus plantillas laborales, por lo que nuestro gobierno deberá estructurar un camino que ayude a mitigar el problema que ya tenemos encima.

En una etapa primaria y urgente, yo considero que debemos capacitar a la gente sobre las medidas básicas durante la presente crisis (esquema que no se ha llevado a cabo), evitando contraer deudas, balanceando los ingresos y egresos familiares, etc. Por otro lado, y como estrategia, debemos analizar ciertas economías mundiales a fin de fortalecer de una manera decidida con incentivos serios a la creación de micro y pequeñas empresas como lo ha hecho desde hace 30 años Taiwán que de ser una economía a la mitad de la de nuestro país, hoy nos la duplica, y con la tercera parte de población.

Hoy nuestro gobierno deberá ser más agresivo en medidas que nos ayuden a resolver tan delicado el problema, lo que no nos podemos permitir, es simplemente comentar en los medios de comunicación, como hasta hoy solamente se ha hecho, que de la crisis saldremos con “tenacidad, aguante y esfuerzo… es cierto, de la crisis saldremos trabajando, pero con una estrategia nacional, que nos diga como hacerlo.

UNA DIFERENTE DE SER EMPRESARIO.

En una conversación informal que tuve con un estudiante de posgrado se planteó un tema con respecto a ser emprendedor que me dejo sorprendido.

México es un país con una pobre cultura empresarial; eso es real. Además, ocho de cada diez que se lanzan en este camino, terminan por fracasar en los dos primeros años de su negocio… eso nos dicen las cifras.

Este joven maestrante, en la actualidad en propietario de 6 almacenes que ofrecen servicios de telefonía celular. Desde antes de terminar su licenciatura, y gracias a la formación financiera que obtuvo en la universidad, decidió lanzarse en la camino de ser su propio jefe, y luego de un gran esfuerzo logró consolidar lo que ahora tiene.

Lo sorprendente de este caso, es que este ingeniero en sistemas, al cual pudiera admirarse por su valentía y visión, ya que con recursos bastante limitados logró conformar este pequeña empresa que da empleo a más de 12 personas, está atravesando por una crisis personal que lo lleva a plantearse una gran duda sobre la decisión que tomó de ser empresario, expresando que ya con los años que tiene es tarde para iniciar un proceso de consolidación como empleado de una gran multinacional, donde a base de esfuerzos y de demostrar sus capacidades fuera escalando hasta llegar a un gran puesto directivo que le asegurara ingresos mensuales fijos, y a futuro, un retiro con una cantidad económica predecible.

Nóminas, problemas con hacienda, competencia, inseguridad, etc., etc., son las constantes que le agobian como microempresario, y que semanalmente le preocupan a la hora de cumplir con sus compromisos financieros.

“Por eso me estoy capacitando en un posgrado”, dice. “Pero cada vez es más complicado seguir con este compromiso, ya que las condiciones día a día son más adversas para los que nos dedicamos a esto…”

La actual inquietud de este joven sobre si la decisión que tomó de convertirse en empresario olvidando el camino de ser en un gran directivo de una multinacional fue la correcta, me genera una gran preocupación, luego de que por casi 10 años he estado trabajando en convencer a los jóvenes estudiantes de que el “verdadero” camino para conseguir un futuro laboral seguro, es el de capacitarse con una buena instrucción financiera para lograr conformar su propia empresa, y de esta manera aportar al desarrollo y crecimiento del país.

La verdad, es que no hay verdad… existirán exitosos empresarios y también fracasados empresarios; y muy buenos empleados que inicien desde abajo hasta ser grandes directivos, y quienes se queden en un cargo básico toda su vida.

Definitivamente la vida no es fácil; es un cruento camino que te obliga a dar lo mejor de si cada día para lograr sobrevivir en base a la decisión que tomamos un algún punto de la historia. Decisión que definitivamente puede variar en el momento en que se quiera, siguiendo el propio instinto, sumado a los conocimientos adquiridos, y esperando que la nueva búsqueda sea la correcta, conduciéndonos a donde cada uno pretendamos llegar.

UN BUEN EJEMPLO

Cada día es más común observar problemas de pérdida de valores en nuestro país. Y es que situaciones como la extrema pobreza, el dinero fácil, la desunión familiar, y la falta de diálogo entre otros, son acelerantes de este proceso que nos puede generar graves complicaciones como país.

Hoy México se encuentra sumido, entre  muchos otros, en dos problemas complejos; uno es el relacionado con la crisis mundial que vivimos, la cual nos puede llevar a la pérdida masiva de empleos, situación que a se ve como una posible realidad, y el otro, una situación de violencia generalizada que ya es parte de nuestro diario acontecer.

Las soluciones en ambos temas requieren de un trabajo exhaustivo que seguramente obligará al análisis de ejemplos vividos por otros países, como referente en el camino que deberemos llevar como nación.

En cuanto a la gente, que es quien hace el país, el camino para este año, y en general el camino como respuesta lógica a la existencia humana, deberá ser el de la solidaridad. Hoy más que nunca el país necesita de hombres y mujeres solidarias que sean capaces de ver el dolor y la necesidad del otro. México más que nunca necesita de personas que sean capaces de transmitir apoyo, gente capaz de inculcar en su seno familiar la fuerza para entender que si bien el mundo hoy es muy injusto,  en nosotros está el camino para aportar y mejorar la existencia de los tantos (más de 70 millones de pobres, por ejemplo) que hoy nos piden apoyo.

El día de hoy la Universidad Cuauhtémoc inaugura su Clínica Escuela de Odontología, un espacio moderno ubicado al oriente de nuestra ciudad (casi 250 mil personas de escasos recursos viven en esta zona) que alberga a alrededor de 200 estudiantes de Odontología una carrera con un enorme compromiso social. Y es que desde hace varios años se ha trabajado arduamente en esta institución, por inculcar a sus estudiantes, que si bien la profesión es el modo de vida, también es el medio que tenemos para entregar a los demás algo de nosotros mismos, en un esquema de práctica (aprendizaje) – apoyo (solución de problemas), el cual ya ha rendido sus frutos dejando satisfechos a más de mil pacientes que se han estado atendiendo cada mes en esta clínica que antes se ubicaba en el centro de la ciudad, y que gracias a un trabajo conjunto con la anterior Presidencia Municipal de Aguascalientes, hoy se consolida como un espacio de apoyo a una grupo muy vulnerable de nuestra ciudad capital.

Ejemplos como este son importantes pinceladas para la búsqueda de ese camino que requiere nuestro Estado y nuestro propio México. Lo importante es que como sociedad entendamos que la solución a gran parte de nuestros problemas está en nosotros mismos. Lo importante es que entendamos que no todas nuestras acciones deben ser recompensadas como objetos materiales. Debemos entender que también una sonrisa después de una labor bien hecha es la mejor recompensa al trabajo que aunque duro, es el camino que tenemos para lograr ese Aguascalientes que muchos nos merecemos.