MODELO EDUCATIVO

Según el Informe Delors “La Educación encierra un tesoro” (1996), los cuatro pilares de la educación para el futuro son: aprender a saber, aprender a hacer, aprender a ser y aprender a convivir. De esta forma, la educación debe priorizar la capacidad de dar respuestas y soluciones, igualmente se proyecta hacia la acción, de modo que el proceso educativo transmita no el saber en sí mismo, sino el saber hacer. Lo fundamental será la renovación de conocimientos, la flexibilidad, el saber hacer y el saber producir, la capacidad para cambiar de métodos oportunamente Para responder a estos requerimientos, se requerirán estructuras académicas flexibles y currículos flexibles, integrales y contextualizados, que promuevan la formación de sus estudiantes de tal forma que ellos interactúen de manera creativa con la información que les lleve a construir conocimiento.

El modelo educativo de la Universidad Cuauhtémoc, da respuesta a los nuevos desafíos que conllevan los avances científicos y tecnológicos del siglo XXI, asume un mundo globalizado y se reconoce inmerso en una sociedad del conocimiento, que día a día exige excelentes profesionistas, que sean además mejores seres humanos. Es por ello que la Institución pretende facilitar en el educando, el desarrollo del trabajo colaborativo, el auto-aprendizaje, la creatividad y el liderazgo bajo un enfoque con sentido humano constructivista, que les permita la construcción de conocimiento, el uso y aprovechamiento adecuado de la tecnología en la solución de problemas que desarrollen su sensibilidad social y un servicio a la comunidad.

Así, la Universidad Cuauhtémoc durante su proceso de transformación, busca un sistema de trabajo funcional, más elástico, más eficiente y de administración más moderna; en esta búsqueda, se procura un modelo educativo en el que destacan las siguientes características:

· Organización académica divisional (Academias por áreas del conocimiento en base a planes de estudio con RVOE federal o estatal)
· Currícula de troncos interdisciplinarios para licenciaturas, que enfatizan la preparación filosófica-humanística, la metodología y la matemática.
· De gran vinculación teórica-práctica profesional (laboratorios, talleres y horas de prácticas profesionales en empresas relacionadas con su área profesional, y horas de servicio social de acuerdo a su área profesional).
· Creación de infraestructura física que soporte los servicios que la institución ofrece en cantidad y calidad.
· Fomento al posgrado como proceso de titulación y de dominio de la especialidad profesional.
· Evaluación departamental como medio efectivo para conocer el aprendizaje del estudiante.
· Presencia de tutores como respaldo al aprendizaje del estudiante a través de cursos de regularización.
· Sistema de evaluación permanente como medio de retroalimentar al sistema.
· Creación de líneas de investigación para alumnos de licenciatura y posgrado.
· Uso de la Tecnología en el proceso enseñanza aprendizaje.

El modelo educativo Cuauhtémoc tienen como finalidad respetar el valor del ser humano y entregarle las herramientas que le permitan acceder por él mismo al conocimiento, esto permite desarrollar un modelo centrado en el que el estudiante desarrolle procedimientos autónomos de pensamiento. De tal forma que la educación se entiende como un proceso permanente en el que el estudiante va descubriendo, elaborando, reinventando y haciendo suyo el conocimiento, generando así un aprendizaje significativo.
La educación implica además, relación con el otro, involucrarse, ser responsable de la trascendencia no sólo personal sino conjunta. Es construir la totalidad de la persona humana a partir del contacto con los otros, la educación es comunicación humana. A este conjunto de enfoques humanista y constructivista se incorporan técnicas de enseñanza–aprendizaje, herramientas tecnológicas, reforzadores educativos y aprendizaje multimedia entre otros, esto implica que dicho modelo sea funcional, eficaz, eficiente y moderno en su administración.
Este enfoque exige, además de las habilidades y conocimientos mínimos que debe adquirir el estudiante, el conocimiento integral y desarrollo de su autonomía. Por ello, los programas de estudios están integralmente ordenados, contiendo objetivos definidos para cada una de las áreas del conocimiento, las asignaturas y los módulos, con una estructura flexible en la cual el docente puede integrar elementos que permitan incrementar el conocimiento y las habilidades del estudiante de acuerdo a las necesidades de su entorno profesional. Estructurado de manera vertical, se definen conexiones claras entre los distintos niveles o ciclos, desde el primer semestre al último del programa, adicional a esto cuenta con una estructura horizontal que facilita la conexión entre las distintas áreas profesionales. Estas conexiones constituyen una estructura sólida y eficiente. De manera adicional, los planes y programas de estudio son renovados y adecuados de forma continua, lo cual garantiza la efectividad en la adquisición del conocimiento de acuerdo a las necesidades laborales, sociales y profesionales del entorno global.

El modelo educativo está centrado en los actores involucrados en el proceso de enseñanza-aprendizaje: el estudiante y el docente. Propicia que el estudiante sea responsable de su propio aprendizaje, desarrollando habilidades para investigar, seleccionar, analizar y evaluar la información, siendo más activo en la construcción de su propio conocimiento, en suma, a desarrollar su autonomía, su pensamiento crítico, sus actitudes colaborativas y sociales, y las destrezas profesionales y de capacidad de autoevaluación, y comprometidos con el proceso para su formación.
Otro elemento fundamental del modelo educativo Cuauhtémoc es el perfil docente, que tiene como base fomentar las actividades autodirigidas, el autoaprendizaje, el trabajo colaborativo y la creatividad, además de proporcionar a sus estudiantes todos los recursos didácticos que le permitan el aprendizaje a través de la renovación constante de sus formas de enseñanza. Los docentes del modelo educativo Cuauhtémoc incorporan a sus pedagogías la comprensión teórica de la producción de significados y la construcción de conocimientos, será un coordinador de tareas, un planeador y diseñador de las experiencias y actividades necesarias para la adquisición de los aprendizajes previstos, asimismo definirá los espacios y recursos adecuados para su logro. Por otro lado, facilitará, guiará, motivará y ayudará a sus estudiantes durante su proceso de aprendizaje, conduciendo permanentemente el curso hacia los objetivos propuestos.

Otro elemento importante en el modelo educativo Cuauhtémoc es el que se refiere a la evaluación, el cual sugiere la autoevaluación, por promover el crecimiento continuo del estudiante y su maduración, esto como un proceso sumativo que considera los siguientes puntos:
•Los conocimientos adquiridos y la capacidad de los alumnos para aplicarlos en situaciones variadas.
•El desarrollo de destreza, habilidades y cambio de actitudes.
•Capacidad de establecer una relación con el conocimiento que difiere de la que demanda el profesor.
•Aportación de un nuevo significado al conocimiento, alterando incluso la dinámica de la interacción establecida por el docente en el aula.
•La validez de construcción debe verificar si se está evaluando lo que realmente se espera que los alumnos construyan, lo que implica una clara definición de capacidades; una declaración explícita de las normas, que deben ser justas para los alumnos; una clara definición de criterios de evaluación, cuando será considerada una construcción buena, mala o regular; e instrucciones comprensibles para la comunicación de los aprendizajes.